¡Aún estamos a tiempo!

Cuerpo diez

Cinco pautas básicas para perder peso de manera sensata y evitar el efecto rebote

  • Huye de las dietas milagro que prometen perder peso rápido, lo razonable es situarse entre los 500 gramos y un kilo por semana. 
  • Es la única forma de no recuperar ese peso y mantener la masa muscular. 
  • Así es la colección que Kendall y Kylie Jenner han diseñado para Topshop

Las vacaciones ya están aquí y la presión por estar perfectas (o al menos intentarlo) aumenta conforme se van acercando los días de playa y piscina. Queremos efectos inmediatos y con poco esfuerzo, sin embargo, esto nos puede acarrear graves consecuencias, entre ellas, el temido efecto yoyó.

Los expertos recomiendan seguir un proceso de adelgazamiento sensato, donde la pérdida de peso se realice de manera progresiva o, de lo contrario, se acabarán recuperando los kilos perdidos. 

Para evitar el efecto rebote, Yolanda Jiménez, nutricionista de entulínea de Weight Watchers, recalca "la importancia de entender el adelgazamiento como un proceso y huir de las denominadas dietas milagro que prometen una pérdida de peso rápida en poco tiempo. La nutricionista añade además que "el adelgazamiento debe situarse entre los 500 gramos y el kilo por semana. De este modo se minimiza además, la pérdida de masa muscular".

Según estas pautas, si nuestro objetivo es adelgazar de cara al mes de agosto, aún estamos a tiempo. Tal y como asegura Yolanda Jiménez "durante estas seis semanas se pueden perder hasta tres kilos, a razón de medio kilo por semana, sin temor al efecto rebote". Para conseguirlo, la nutricionista apunta que "la clave está en adquirir unos hábitos saludables basados en una alimentación equilibrada y la práctica de actividad física"

De esta forma, los expertos recomiendan seguir cinco pautas básicas para conseguir un peso ideal de una forma sensata:

1. Ser constante durante el proceso de adelgazamiento para adquirir unos hábitos saludables. El cambio de hábitos no debe ser radical, sino un proceso paulatino, por lo que es aconsejable esperar tres semanas (al menos) para que la repetición de esa acción saludable se convierta en un hábito afianzado e interiorizado.

2. Es recomendable dormir un mínimo de 7 horas diarias, aunque el verano invite a alargar los horarios porque los días son más largos. De lo contrario, la falta de sueño puede influir negativamente en el correcto funcionamiento del organismo y en el peso.

3. Evitar las dietas muy restrictivas, puesto que  resultan desmotivadoras y el índice de fracaso es elevado. Lo que es necesario es que encontremos un equilibrio entre lo que ingerimos y el gasto energético que realizamos.

4. Hay que poner mayor atención en el tamaño de las porciones de los bufés, restaurantes, celebraciones y picnics y en el consumo de bebidas alcohólicas y refrescos, por lo que es recomendable moderar su ingesta u optar por las opciones light y sin alcohol. 

5. Compensar los excesos comiendo más ligero en la siguiente comida o realizando actividad física. Buscar la actividad que mejor se adapte al lugar de descanso como pasear, nadar, bailar, montar en bici, jugar en la playa….



Aviso a todas las mujeres: "La Noche es Nuestra"