Tres consejos para una postura correcta

Cuerpo diez

Yoga, Pilates y natación para una espalda más firme y sin dolores

  • Ocho de cada diez personas sufren dolor de espalda crónico y son varios los factores que lo producen.
  • La ansiedad, el estrés y la vida sedentaria son tres de las causas que provocan el dolor lumbar.
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario
  • El Yoga puede ayudarte a evitar los dolores de espalda El Yoga puede ayudarte a evitar los dolores de espalda

El dolor de espalda se ha convertido en un mal crónico en nuestra sociedad y se estima que 8 de cada 10 personas lo padecen. Son muchos los factores a los que se puede achacar esta dolencia, desde los hereditarios a  la adopción de nuevas tecnologías que conllevan vicios posturales y que no respetan ni a adolescentes ni niños.

Por supuesto también, y, en gran medida, la ansiedad, el estrés y la vida sedentaria; esto es, el sobrepeso y la ausencia de ejercicio nos provocan lesiones y dolores que, en muchas ocasiones, llegan a convertirse en crónicos y a impedirnos realizar nuestra vida normal.

Para ayudarnos a salir de este círculo vicioso, el quiropráctico Ata Pouramini nos recomienda Natación, Pilates y Yoga.

La natación, asegura el especialista, es uno de los ejercicios más completos, ya que se trabaja cuerpo y mente. Es beneficiosa para cualquier edad y fortalece los músculos, a los que obliga a trabajar contra la resistencia al agua. Con este deporte se aumenta la masa muscular, se adquiere mayor concentración, coordinación y resistencia. Al nadar se activa la circulación y se mejora el sistema cardiorespiratorio, además  de darle flexibilidad a la columna  vertebral. 

Practicando Pilates, por otro lado, tomamos consciencia de nuestro propio cuerpo, ayudando a tener un mejor control del mismo, a la vez que aprendemos a corregir nuestras posturas. Nos enseña a controlar la respiración, con lo que reducimos niveles de estrés y ansiedad. Este tipo de ejercicio previene la osteoporosis, problemas lumbares y todo aquello que genere dolores de espalda y cuello. Hay un fortalecimiento de la musculatura y un aumento de flexibilidad, eliminando la estática defectuosa de la espalda y mejorando la figura.

Con el Yoga, por último, se potencia la flexibilidad en general, contribuyendo a que las articulaciones recuperen el movimiento, con lo cual se mejora la masa ósea. Sus posturas requieren que uno levante su propio peso y está demostrado que los ejercicios en los que se realiza carga de peso fortalece los huesos previniendo y mejorando la osteoporosis. 

Hay que tener en cuenta que para poder practicar cualquiera de estos deportes tenemos que tener una columna saludable y en armonía con nuestro cuerpo. De nada nos sirve comenzar una actividad deportiva cuando nuestra espalda no está preparada para ello. En este sentido, la quiropráctica nos ayuda en la puesta a punto, recuperando mayor flexibilidad vertebral y eliminando los síntomas como dolor de cuello, dorsal y lumbar. La postura cambia y la persona puede realizar todo tipo de actividades deportivas, mejorando su calidad de vida.

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario