En la Clínica La Luz

Cuerpo diez

Elimina las varices sin pasar por el quirófano

  • Mediante una novedosa técnica de ablación mecánico-química mediante el dispositivo Clarivein. 
  • Se evitan heridas quirúrgicas como las que se producen en la cirugía convencional. 
  • Alessandra Ambrosio, con vestido Alexandre Vauthier

Una novedoso tratamiento que combina el empleo de una técnica endovascular de última generación (Clarivein) con el uso de una microespuma permite la eliminación de las varices de cualquier tipo de forma ambulatoria, sin emplear ningún tipo de anestesia y sin incisiones quirúrgicas. Un equipo de especialistas en Angiología y Cirugía Vascular de la Clínica La Luz encabezado por el doctor Agustín Arroyo Bielsa ha empezado a aplicar ya este procedimiento contra una patología que, según distintos estudios, padece el 10-15% de los varones y el 20-25% de las mujeres adultas.

Debido a su frecuencia entre la población, las varices son uno de los problemas de salud que más demora generan en el Sistema Nacional de Salud, hasta el punto de que actualmente más de 12.000 personas están en lista de espera para ser operados, espera que como media dura 109 días, según los últimos datos del Ministerio de Sanidad.

"Con el procedimiento que hemos empezado a aplicar, sin embargo, no es necesaria una intervención quirúrgica como tal, ya que conseguimos eliminar las varices mediante un procedimiento mínimamente invasivo que no implica herida ni incisión quirúrgica alguna, sino únicamente una punción", señala por su parte el doctor Arroyo Bielsa.

Sin riesgos de lesión infecciosa

En concreto, el doctor Arroyo Bielsa y su equipo utilizan, por un lado, una novedosa técnica de ablación mecánico-química mediante el dispositivo Clarivein. Este procedimiento permite corregir la insuficiencia circulatoria de la vena safena a través de la introducción por punción de un catéter específico que navega por el interior de las venas y provoca su espasmo y posterior estrechamiento.

De esta forma se evitan heridas quirúrgicas como las que se producen en la cirugía convencional (safenectomía) e incluso con la técnica hemodinámica (CHIVA). Asimismo, al no tratarse de una ablación térmica, se evitan también los riesgos de lesión nerviosa que pueden producirse debido al calor.

La segunda parte del procedimiento se centra en las varices colaterales dependientes de la principal y se basa en el uso de microespuma de polidocanol, un esclerosante vascular que se introduce en la vena y consigue sellarla e ir reduciendo su diámetro de forma progresiva. "La combinación de ambas técnicas nos permite, de una manera muy poco agresiva, tratar cualquier tipo de variz", concluye el doctor Arroyo Bielsa.

Una vez finalizado el tratamiento, que tiene carácter definitivo, el paciente sólo debe llevar durante unas pocas semanas una media de compresión, no siendo necesario que interrumpa en ningún momento su vida cotidiana ni acogerse a una baja laboral.




Aviso a todas las mujeres: "La Noche es Nuestra"