Mímalos

Cuerpo diez

Decálogo para tener unos pies sanos este verano

  • Cuidar los pies está indicado en todas las edades para prevenir y evitar riesgos a futuro. 
  • Se calcula que una persona con actividad normal puede dar a lo largo de su vida el mismo número de pasos necesarios para recorrer el mundo caminando hasta cinco veces. 

Consejos para tener unos pies más sanos

A lo largo de la vida los pies soportan una gran carga: en cada paso que se da, el pie sostiene entre dos y cuatro veces el peso del cuerpo, por eso sus cuidados están indicados en todas las edades, especialmente en niños (por la posibilidad de realizar tratamientos preventivos), en personas mayores (por el desgaste y enfermedades crónicas añadidas) y en personas que pasan largos periodos de tiempo en pie o en movimiento (deportistas, peluqueros, comerciales, dependientes, enfermeros…).

Con la ayuda del Hospital Nisa Pardo de Aravaca, que dispone de una Unidad de Biomecánica coordinada por Podoactiva que trata patologías propias de la pisada, como fascitis plantar, espolón calcáneo o metatarsalgias, hemos elaborado un decálogo para tener unos pies más bonitos y más sanos este verano.

1. Escoge siempre un calzado apropiado a su pie. Por mucho que nos gusten los tacones, no son lo más recomendable. Cuando caminamos con calzado plano el metatarso, la parte delantera del piel, soporta el 43% del peso, mientras que la trasera, el 57%. Cuando llevamos unos stillettos de 10 centímetros, el 90% de nuestro peso cae sobre el metatarso. Una auténtica locura. 

2. Asegúrate de que los zapatos se ajustan bien para distribuir el peso de forma uniforme, es decir, que sean tu número. Parece una tontería, pero hay quienes, para que no les apriete, compran un número, o medio, más del que les corresponde.  Al no estar el pie sujeto, se acaba produciendo fricción que te provocarán ampollas. Si has cometido ese error, puedes pegarte el pie al zapato con cinta adhesiva de doble cara.

3. Separa los pies para aumentar la base de sustentación.

4. Evita permanecer de pie en la misma postura durante mucho tiempo. Alterne el estar de pie con estar sentado. Con cierta frecuencia, interrumpa la posición estática con algunos pasos o apoyándose en la pared.

5. Realiza un estudio de pisada. Evitarás lesiones musculares y articulares, si es deportista ésta cobra especial relevancia por la mayor facilidad con la que la lesión puede llegar y por la necesidad de optimizar su rendimiento en competición.

6. Si usas tacones, emplea unas plantillas personalizadas adecuadas para aumentar la sensación de confort del zapato e incrementar la estabilidad en la rodilla. Además y disminuirá las sobrecargas y tensiones creadas por el tacón.

7. Si notas las piernas cansadas o dolores en los pies visite al podólogo, puede que unas plantillas personalizadas ayuden a resolver su problema

8. Relájete en la bañera por lo menos una vez a la semana. Dele a sus piernas y pies un baño refrescante para ayudar a mejorar la circulación, use sales de baño para estimularlos. También, es aconsejable ponerlos en alto.

9. Realice ejercicios para estirar los pies y mejorar la circulación.

10 Mime sus pies. Una correcta hidratación con cremas especialmente formuladas para este tipo de piel es fundamental para mantenerla elástica y protegida.

Los pies son el único punto de apoyo en el suelo y la forma de hacerlo influye en el resto del sistema osteoarticular y muscular. En  algunas ocasiones, molestias o lesiones que se manifiestan en zonas lejanas al pie pueden estar causadas por la forma de nuestros pies o por nuestra forma de pisar, como pueden ser algunas lumbalgias o sobrecargas musculares. Además de estudiar la pisada, en muchos casos es aconsejable utilizar plantillas personalizadas.


Aviso a todas las mujeres: "La Noche es Nuestra"