Proyecto PREDIMED,

Cuerpo diez

Consumir aceite de oliva y frutos secos ayuda a perder peso

  • Así lo indican los resultados de un ensayo clínico publicado este miércoles la revista científica 'CMAJ' (Canadian Medical Association Journal).
  • El trabajo está liderado por la Unidad de Nutrición Humana de la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud de la Universidad Rovira i Virgili (URV). 
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario
  • Aceite de oliva y nueces

Investigadores del proyecto PREDIMED - un estudio de intervención nutricional para evaluar la eficacia de la dieta mediterránea en la prevención primaria de enfermedades cardiovasculares- llevaron a cabo un ensayo clínico controlado y aleatorio con hombres y mujeres de 55 a 80 años de edad con alto riesgo de enfermedades del corazón. Los participantes fueron asignados al azar a una dieta: un grupo seguía una dieta mediterránea complementada con aceite de oliva virgen extra, otro seguía una dieta mediterránea complementada con frutos secos, y otro una dieta baja en grasa (grupo control).

En este estudio, el equipo de investigación -liderado por el Prof. Jordi Salas-Salvadó, de la URV, y del Institut d’Investigació Sanitària Pere Virgili en el marco del proyecto PREDIMED- analizó los efectos de la dieta mediterránea a largo plazo sobre el síndrome metabólico en 5.801 personas. Casi el 64% (3.707) de los participantes tenían síndrome metabólico al inicio del estudio. 

Después de un periodo de seguimiento de 4,8 años de media, los investigadores descubrieron que las personas que pertenecían a los dos grupos que habían seguido la dieta mediterránea –complementada con frutos secos y aceite de oliva- disminuyeron el perímetro de la cintura (obesidad abdominal) y los niveles de glucosa a la sangre. De este modo 958 participantes del estudio (28,2%) dejaron de tener los criterios que definen la presencia de síndrome metabólico.

El síndrome metabólico es un conglomerado de alteraciones metabólicas asociadas a la obesidad abdominal. Entre estas alteraciones hay por ejemplo la presión arterial alta, niveles bajos a sangre de colesterol HDL (el colesterol ”bueno”), niveles altos de triglicéridos y las concentraciones altas de azúcar a la sangre. El síndrome metabólico afecta al 25% de los adultos de los países desarrollados y comporta un aumento del riesgo de diabetes, enfermedades del corazón y mortalidad.

"En este gran ensayo clínico, multicéntrico y aleatorio con la participación de personas con alto riesgo cardiovascular, se ha podido demostrar que la dieta mediterránea complementada con aceite de oliva virgen extra o frutos secos se asocia a una menor prevalencia de síndrome metabólico en comparación a una dieta baja en grasa" apunta la Dra. Nancy Babio, coautora del trabajo y también profesora de la Unidad de Nutrición Humana de la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud, Universitat Rovira i Virgili y del Hospital Universitario de Sant Joan de Reus e investigadora del IISPV,  de la CIBER OBN, ISCIII.

"Ya que no hubo diferencias entre los grupos en lo que referente a la pérdida de peso o la ingesta calórica, los cambios observados son probablemente atribuibles a la diferencia en los patrones de la dieta", apunta el Dr. Jordi Salas-Salvadó.

Del estudio, también se concluye que la dieta mediterránea complementada con aceite de oliva o frutos secos “no parece reducir el número de nuevos casos de síndrome metabólico aparecidos en el tiempo si se compara con una dieta baja en grasa” afirman los autores que apuntan que, sin embargo, una dieta mediterránea complementada con aceite de oliva virgen o frutos secos parece ser beneficiosa para revertir el síndrome metabólico y los riesgos para la salud que esto comporta".


    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario