Claves para acertar

Belleza

Cómo combatir 10 errores beauty que pueden arruinar tu maquillaje

  • ¿Cómo evitar los ojos de panda o el efecto bombilla? ¿Cómo consigo unas pestañas de estrella sin grumitos? Te lo contamos.
  • Además, te explicamos cómo desmaquillarte de forma correcta y el orden en el que aplicar tus productos de belleza.
  • Diez trucos beauty para no arruinar tu maquillaje

Todas queremos lucir perfectas y más cuando acudimos a algún evento o fiesta. Pero en ocasiones, un maquillaje mal elegido o una aplicación incorrecta de los productos de belleza (porque no somos maquilladores profesionales) pueden arruinar nuestro look.

Con estos 10 sencillos trucos beautyconseguirás que tu piel aparezca radiante a cualquier hora del día... o de la noche.

1. Ojos de panda por culpa del corrector. A veces pensamos que el corrector de ojeras debe ser más claro o más oscuro que el de nuestra piel y lo único que logramos es el temido efecto panda (tus ojos enmarcados en un contorno blanco). El truco es elegir un corrector del mismo color que nuestra piel para que quede perfectamente difuminado y cubra las imperfecciones, ojeras o manchas.

2. Pestañas demasiado pesadas y con grumos. El efecto pestañas postizas nos encanta y agranda tu mirada de forma increíble, pero ten cuidado a la hora de aplicar el rimmel. Aplica una primera capa (siempre desde la raíz con ligeros movimientos en zig-zag hacia las puntas abriendo bien el ojo y siempre hacia la sien para agrandar la mirada) y comprueba que no han quedado grumitos en las pestañas.

Si quieres aplicar una segunda capa hazlo casi de forma inmediata porque si tardas más de tres minutos acabarás con grumos y con unas pestañas excesivamente gruesas y poco atractivas. Si quieres aplicar máscara en la línea inferior de las pestañas, coloca un dedo debajo para no mancharte el párpado.

3. Efecto bombilla por el iluminador mal aplicado. Recuerda que no es ni un corrector ni una base de maquillaje. Es un aliado para atraer luz al rostro y dar vida a pieles apagadas. Hay que ponerlo después de la base y antes de los polvos compactos y lo ideal es aplicarlo en el lagrimal exterior, en el medio de la frente y arcos de las cejas, nariz y barbilla. No lo pongas nunca en zonas donde tengas arruguitas porque las marcará más. Además, elige siempre uno del mismo tono de tu piel, ni más claro ni más oscuro.

4. Piel naranja por el autobronceador/colorete. Nos encanta tener buen color de piel y por eso en invierno muchas aplicamos autobronceadores faciales. Pero ojo, ten mucho cuidado porque puedes conseguir un efecto 'Naranjito' de lo más terrible. Hidrata bien la piel primero y aplica una pequeña cantidad (como una nuez) en las zonas que se broncean de forma natural, como la frente, la parte alta de las mejillas, el puente de la nariz y la barbilla. Después, difumina el tono y hacia afuera. Y aplícalo también en el cuello para que no tengas la cara morena y el resto blanco.

Lo mejor es usar un autobronceador gradual para que vayas viendo cómo te sube el color (necesitarás dos o tres aplicaciones para lograr el color ideal) y no pasarte con la primera aplicación.Con el colorete también hay que tener cuidado. Nos gustan las mejillas sonrosadas, pero que sea como un rubor natural, no demasiado marcado.

5. Usar un maquillaje que no se ajuste a tu piel. Nunca elijas una base de maquillaje ni más oscura ni más clara que el color de tu piel. Lo ideal es probar varios tonos en la cara lavada y ver cómo queda a la luz del día. Además, pregunta a tu profesional qué textura conviene más a tu tipo de piel (seca, grasa o mixta) para evitar brillos o un efecto acartonado nada favorecedor. Lo mejor es usar una fórmula fluída y repartirlo por el rostro con brocha o esponjita.

nunca elijáis tonos por encima o por debajo del vuestro, que el efecto máscara se ve completamente antinatural. - See more at: http://www.abeautyandhealthylife.com/2015/02/errores-al-aplicar-la-base-de-maquillaje.html#sthash.QTQt7scN.dpuf

6. Pintalabios en los dientes o fuera del contorno de la boca. No hay nada más horroroso que llevar rastros de carmín en los dientes. A veces sucede con las prisas o cuando te los pintas en cualquier sitio (¿quién no se ha retocado los labios alguna vez en el retrovisor de un coche?).

Un truco infalible (aunque parezca de abuela) es chuparse un dedo para que el exceso de labial en los dientes se elimine de forma automática. Además, si mientras te los estás pintando te sales del contorno de los labios, lo mejor es retirar lo que sobra con un bastoncito y volver a aplicar el maquillaje con pequeños toquecitos en esa zona.

7. Elegir un perfilador más oscuro. Aunque últimamente la tendencia es llevar los labios pintados de una forma natural, lo cierto es que el perfilador puede ayudar a redefinir tu boca y fijar la barra de labios. Elige siempre un perfilador del mismo tono de la barra de labios, y no se te ocurra aplicar el perfilador y un simple brillo encima, o un color más oscuro al del labial porque parecerás Carmen de Mairena.

8. Uñas amarillentas. No sólo tu rostro dice mucho de ti, también tus manos son tu carta de presentación. En invierno es muy habitual apostar por lacas de uñas en colores más oscuros (del rojo sangre al chocolate, muy de tendencia este invierno) y muchas veces, cuando las desmaquillamos, comprobamos que nuestras uñas están de un color amarillento.

¿Por qué? Por los pigmentos de muchos esmaltes (y más en los más baratos). Para evitarlo, aplica un endurecedor de uñas o una  base protectora justo antes de pintarlas con tus colores favoritos. Un truco casero para quitar el tono amarillento: exprime medio limón en un recipiente y mete tus uñas en el jugo durante 5 minutos.

9. ¿Cómo me desmaquillo? Parece un tópico de modelo pero no lo es: Nunca hay que irse a dormir maquillada por mucha pereza que nos dé ese momento. Lo primero son los ojos: con un algodón y desmaquillante (nunca seco), ve retirando los restos de rímmel o maquillaje. No frotes, hazlo de forma delicada y siempre desde la raíz hacia las puntas de las pestañas.

A la hora de desmquillar el esto de la cara, puedes optar por varias fórmulas: jabón, espuma, leche limpiadora... Si se trata de una espuma o leche, aplícala sobre el rostro y retírala con una toallita o un algodón (también en el cuello). Después, puedes usar agua termal para refrescar el rostro y terminar de quitar los restos pasando la toalla siempre sin frotar, porque sólo conseguirías que la piel se descuelgue con el paso del tiempo.

10. Orden de aplicación de productos tras desmaquillarte. Tras la limpieza, el segundo paso es aplicar un tónico refrescante y después el serum (muy rico en nutrientes) cuya función principal es potenciar los tratamientos que uses después, ya que hay que usarlo con tus tratamientos habituales y no solo. A continuación, es el momento del contorno de ojos y la hidratante (aunque a veces con usarla por la mañana es suficiente). Una cosa muy importante: usa cremas o bases de maquillaje con protección solar durante todo el año. Tu piel te lo agradecerá.


Aviso a todas las mujeres: "La Noche es Nuestra"