En la piel de una femme fatale

Belleza

Nieves Álvarez: "Lo que más cuido de mi cuerpo son mis piernas"

  • Musa de Yves Saint Lauren y Stephane Rolland, a sus 40 años la modelo se sube aún a la pasarela y presenta un programa en televisión. 
  • Charlamos con ella sobre sus secretos de belleza, su faceta como madre y sus planes de futuro.
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario
  • Nieves Álvarez se mete en la piel de una femme fatale en la nueva campaña de los productos depilatorios Veet Nieves Álvarez se mete en la piel de una femme fatale en la nueva campaña de los productos depilatorios Veet

De pequeña, Nieves Álvarez apretaba los labios con fuerza con la esperanza de que parecieran menos gruesos y el día que la descubrieron salía de su colegio, Blanca de Castilla, con el uniforme por los tobillos. Y hoy, 25 años después, aquella niña que nunca soñó con ser modelo, es uno de los rostros más cotizados para las marcas en nuestro país. 

Que nadie se engañe. Todo lo que ven no es fruto de un genio caprichoso. Nieves Álvarez se cuida. Y mucho.  No existe una ciencia infusa que todas las mañanas haga que se despierte así de estupenda. "No hago nada mágico que no pueda hacer todo el mundo. Practico ejercicio y llevo una vida sana. De lo que sí soy partidaria es de potenciar una parte de nuestro cuerpo que nos guste, de sacarle partido. Yo, por ejemplo, le doy mucha importancia a las piernas porque son una parte muy importante para mi trabajo. Me las cuido y me las hidrato. Para mí es muy importantes tenerlas bien", comenta la top, que se acaba de estrenar como embajadora de Veet por encarnar el nuevo concepto de la marca, el de femme fatale, inspirado en el estilo de la mujer parisina de los años 50.

Una mujer luchadora

¿Qué parte de femme fatale hay en Nieves Álvarez? "Es la primera vez que me llaman femme fatale a las 11 de la mañana", comenta mientras se le escapa una sonrisa." Yo creo que es más una actitud y cómo te comportes, pero un vestido negro, un ojo ahumado, que te da un punto de sofisticación, ayudan.  Me gusta mucho darle importancia a los ojos, me gustan mucho los ojos ahumados porque creo que le dan esa parte misteriosa y enigmática, además de que te  proporcionan mucha fuerza".

A sus 40 años puede presumir de ser una de las pocas modelos a la que todavía la reclaman los diseñadores sobre la pasarela. La última ocasión fue el pasado enero, cuando desfiló para Stéphane Rolland en la Semana de la Alta Costura de París. "Cuando empecé, nunca me planteé que con mi edad seguiría siendo un reclamo para los diseñadores. Recuerdo que me decían que a los 25 ya no trabajaría. A los 30 seguía haciendo trabajos importantes y hoy, continuar haciendo lo que me gusta es un regalazo", dice.

Desde julio de 2012 es la presentadora de Solo moda, en La 1, para lo que se preparó a conciencia. "Cuando empecé en televisión no tenía mucha idea, pero con la ayuda de una profesora que aprendí a entonar y a subir y bajar el tono de la voz cuando hacía falta. Hay quien piensa que llegas a la tele, te pones delante de una cámara y empiezas a hablar. Surgió esa oportunidad y  le doy las gracias al equipo, que ha tenido mucha paciencia para enseñarme" nos cuenta.

En esta nueva etapa de vida, no le cierra las puertas a otros nuevos proyectos, como el cine "Me lo han planteado alguna vez, pero nunca he encontrado lo que me hubiera gustado, pero no lo descarto. Si un día se plantea la ocasión, surge y estoy preparada, lo haré porque siempre que me he tirado a la piscina lo he hecho consciente de lo que hay que hacer, como cuando empecé a hacer televisión", apostilla.

Y en la intimidad…

Pero cuando llega a casa ya no es una top ni presentadora, es mamá, a la que se le ilumina la cara cuando menciona a sus tres hijos, Adriano, Bianca y Brando. "Nunca me había planteado cómo me veían los niños y se lo pregunté. Fue muy gracioso porque me dijeron que era guapa, inteligente, que estaba un poco loca y gruñona".

Nieves disfruta revolcándose en el  suelo y jugando con sus hijos, hasta que llega un punto que tienen que parar  porque no pueden dejar de reír. "Hago muchas tonterías con ellos y me dicen: ‘eso no lo hacen otras mamás’, es una faceta que no se conoce de mí. Pero, en el fondo, soy una mujer que se ríe de sí misma. Los niños se divierten porque soy la primera que se apunta a jugar y me visto entera de fútbol", dice. Eso sí, cuando le toca ponerse en su sitio, lo hace. "El momento de la magia de la risa de un niño es imprescindible. A ellos les encanta, por ejemplo, que les cuente cuentos en francés. Yo hablo francés pero a ellos se los cuento en español con acento francés y se parten de la risa. Todas las noches me piden que lo haga, pero cuando me tengo que poner seria, lo hago. Me gusta compartir los momentos de diversión, pero también los más serios, como cuando toca estudiar. Marco y yo nos ponemos a estudiar con ellos", añade.

Pasó parte de su adolescencia viajando por todo el mundo, trabajó duro y fue la musa de Yves Saint Laurent. ¿Desearía esa vida para sus hijos? "Es curioso que para ellos tengo cuatro trabajos. Mamá sale en la tele en Solo Modista,  que es como lo llaman ellos, en lugar de Solo moda, aparece  en las revistas y escribe en un periódico. Luego diseña trajes que son muy cortos, que se refieren a mi colección de ropa infantil N+V. Lo que me gustaría es que se dedicaran a lo quisiera. De momento uno no sabe qué quiere ser; otro, futbolista y la niña quiere ser cuidadora de caballos, es una niña muy femenina. Cada uno tiene un carácter muy diferente al de los demás. Ya la vida dirá lo que les trae", finaliza. 


    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario