Consejos de la clínica SHA

Belleza

Daikon y té Kukicha para recuperarte de los excesos de las fiestas

  • Se recomienda dormir a una tempreatura entre 17 y 20 grados y comenzar a practicar ejercicio de forma moderada.
  • El inicio del año es el mejor momento para abandonar malos hábitos y vicios poco saludables.
  • SHA Wellness Clinic, la clínica de bienestar

Los excesos navideños asociados a la ingesta excesiva de comida o alcohol, la ausencia de ejercicio o la falta de sueño desequilibran nuestro organismo y repercuten en nuestro estado de ánimo y claridad mental. Según el Instituto Europeo de Obesidad, los españoles aumentamos el año pasado una media de entre 3 y 5 kilos con motivo de las celebraciones.

Para afrontar el nuevo año con energía y recuperar cuanto antes nuestro estado de salud es necesario instaurar unos hábitos saludables de alimentación, ejercicio y sueño, ya que los excesos no sólo se traducen en kilos de más, sino también en una piel apagada y opaca.

Uno de los mejores remedios es dormir más y seguir unos horarios, puesto que es durante la noche cuando se produce una mayor regeneración del cutis. El doctor Vicente Mera, jefe de medicina interna y antienvejecimiento de SHA, recomienda mantener una correcta climatización de la habitación donde se duerma, la temperatura ideal es la comprendida entre los 17 y 20 grados centígrados, pudiendo alterar la calidad del sueño tanto los ambientes muy fríos como los muy calurosos, es por ello que se debe evitar la calefacción en la medida de lo posible.

“La disminución de la temperatura es fundamental para que el proceso del sueño se lleve a cabo de forma fisiológica. El calor no permite descansar bien, por lo que es mejor dormir con un pijama que abrigue”, confirma Mera.

La alimentación es clave en esta recuperación. Teresa Mizón, experta en nutrición y terapias naturales de SHA, incide en la importancia de mantener una alimentación variada y saludable y hace hincapié en los beneficios de seguir una dieta basada en los principios curativos de la macrobiótica. Aconseja reducir los lácteos, el azúcar, las harinas refinadas y las proteínas animales e incrementar el consumo de verduras, cereales en grano e integrales e infusiones.

El abuso de dulces, productos refinados o carnes provocan que la grasa se acumule en los órganos y entorpezca su correcto funcionamiento. Uno de los ingredientes que ayudan a depurar el cuerpo y eliminar toxinas es el nabo daikon. “El daikon es una excelente fuente de energía y fibra y una buena manera de depurar el cuerpo y reducir el colesterol. Tiene también propiedades tonificantes, diuréticas, alcalinizantes y favorece la digestión. Basta una pequeña cantidad en cada comida para notar los beneficios”, asegura Mizón.

Si lo que se necesita es disminuir la acidez provocada por los malos hábitos alimenticios, el té Kukicha es perfecto por su efecto mineralizante y antioxidante. Y para eliminar la sensación de pesadez es recomendable el umeboshi o ciruela deshidratada que, además, tiene poder antiséptico y alcalinizante.

En el caso de las personas que aparentemente no hayan aumentado de peso, Gloria Sabater, experta en medicina antienvejecimiento de SHA, aconseja realizar un estudio Tanita para determinar el índice de masa corporal (IMC), así como el de grasa.

La ausencia de ejercicio y las comidas copiosas pueden provocar una reducción de la musculatura y un incremento de grasa, “un marcador de deterioro en la salud e incluso en la edad biológica del paciente dado que aumentar el porcentaje de grasa visceral es un riesgo para el desarrollo de enfermedades cardiovasculares”. Además, Sabater destaca que el tratamiento debe ser personalizado y son unos buenos estudios genéticos los que ayudan a revelar qué debemos prevenir.

Marcarnos objetivos a corto plazo ir eliminando aquellos hábitos perjudiciales para nuestra salud hará que no abandonemos tan rápidamente. Gloria Sabater aconseja dejar de fumar para prevenir un envejecimiento de los órganos, ya que el tabaco afecta a nivel interno y externo. “El comienzo del año puede ser un buen momento para abandonar malos hábitos y vicios, pero hay que estar convencido de querer cambiar tu estilo de vida”.

Por otro lado, empezar a hacer ejercicio suave y moderado tras la vuelta a la rutina es otra de las claves para la puesta a punto. Lo ideal es comenzar con clases grupales o actividades dirigidas como zumba, pilates o crossfit, ya que puede ser una buena manera de motivarnos y perder calorías. Para alcanzar el máximo rendimiento a tu entrenamiento lo mejor es contar con un entrenador personal, un profesional que sacará partido a tu condición física, haciéndote pasar un rato agradable mientras haces ejercicio y ganas en salud.


Aviso a todas las mujeres: "La Noche es Nuestra"