Agua

Agua

Como no podía ser de otra forma, hidratarnos, tanto por dentro como por fuera, es un aspecto imprescindible para mantener una piel sana y bonita todo el año. Por eso, es recomendable beber al menos la cantidad diaria recomendada, dos litros.