Coincidiendo con la publicación de su disco especial Munay Vivo, la artista malagueña se reencontraba con su público en una noche mágica en la que repaso todos sus éxitos durante dos horas. Pero Vanesa no estuvo sola, a la cita se quiso sumar una de sus buenas amigas. Pastora Soler acompañó a la artista tras su vuelta a los escenario, demostrando no solamente el buen rollo entre ambas sino que es una de las grandes artistas de nuestro país.

Un verdadero espectáculo que no quisieron perderse algunos de los rostros más conocidos de nuestro país que permanecía en Madrid a pesar del puente, como es el caso de Arantxa de Benito y su pareja Agustín o el presentador Manel Fuentes, gran amigo de la artista.

A pesar de que Vanesa recibió como un jarro de agua fría la cancelación de su primera actuación, tal y como reconoce, la de ayer servía para cerrar un año plagado de éxitos.