La de anoche no era solo una de las entrevistas más esperadas de María Jesús Ruiz, sino también las más polémica, en la que la entrevistada confesaba todas las mentiras que ha dicho sobre el que es el padre de su hija. “Sí, fui muy mala. Súper mala. Es duro y horrible. Engañé a la gente” aseguraba la modelo desvelando que todo lo que había dicho antes de su pareja era mentira. Unas declaraciones que hacía ante la atenta mirada de Gil Silgado, que estaba en una sala en las instalaciones de Mediaset, igual que Anabel, la hija del empresario y con quien se enfrentó cara a cara.

LA RECONCILIACIÓN

“Buenos días, por mi parte el hacha de guerra está enterrado. Lo único que te pido es que por la niña llevemos una relación cordial, y ojalá algún día podamos sentarnos a hablar lo que sólo tú y yo sabemos” era el mensaje con el que la modelo volvía a contactar con el que era su expareja. “Él me dijo que no había dejado nunca de quererme. Que por mucho daño que le hiciera, el amor sobrepasa todo eso” asegura María Jesús sobre su polémica reconciliación.

Ante el asombro de los colaboradores María Jesús confesaba: “Me inventé que era un maltratador psicológico. Fui muy mala” y aseguraba estar arrepentida porque: “Lo peor que me ha pasado es estar sin él”. Además la Miss presumía de su facilidad para llorar, asegurando que sus lágrimas durante su última intervención eran de mentira. “Eres mejor actriz de lo que pensaba” le decía Gema López, a lo que ella misma respondía: “fíjate, y estoy en paro”.

Pero las mentiras de María Jesús podrían salir muy caras a la expareja y Gil Silgado podría acabar con su cuerpo entre rejas y es que el hecho de pedir una orden de alejamiento porque “llegó a amenazarme de muerte” podría llevarle a Silgado a la cárcel, sin embargo a María Jesús no le preocupa porque asegura que puede declarar que todo fue una situación crítica entre ambas.

En cuanto a la relación de su pareja y su familia apunta: “Le han perdonado por mí. Porque la etapa en la que yo no estaba con José María fue la más amargada e infeliz de mi vida”.