En esta ocasión, además de su hijo Jaime, Carmen recibió a su nieto, Daniel, hijo de Jose Toledo y Cristobal Martínez Bordiú. Avanzada la tarde, padre e hijo abandonaban el domicilio del centro de Madrid en el mismo coche con la preocupación en el rostro por el delicado momento que están viviendo.

Carmen Franco no está recibiendo tratamiento alguno, como ya os avanzábamos hace algunos días, lo que hace que sea una situación muy dura y difícil para sus familiares, que parece que no la dejan sola en ningún momento. La hija de Franco recibe las visitas encantada de tener en su casa a todos sus hijos y nietos. Esperemos que esté llevando de la mejor manera posible la enfermedad, aunque como ella misma dijo: “Lo he asumido y no pasa nada. No tengo tratamiento, no hace falta”.