La repentina muerte de Gregorio Sánchez pillaba a Paz Padilla en Inglaterra, pero en cuanto conoció el triste desenlace del que fue su maestro no dudo en poner rumbo a Málaga para darle el último adiós. Cada vez que ha tenido ocasión la presentadora ha aprovechado para alabar a Chiquito, con el que empezó su carrera humorística y al que consideraba como parte de su familia. También han sido repetidas las ocasiones en las que Paz reivindicado que se le concediese la Medalla de Andalucía.

Directa del aeropuerto, Paz llegaba a las instalaciones donde se encontraba el féretro del aclamado humorista pero antes de verle por última vez, quiso atender a los medios de comunicación sin poder en su discurso contener la emoción y rompiendo en llanto en más de ocasión, y es que la propia Paz reconocía estar rota y es que a pesar de ser un hombre mayor le veía cargado de vitalidad y energía.

Sin duda uno de los momentos más emocionantes del día llegaba cuando Paz se fundía en un emotivo abrazo con la familia de Gregorio, demostrando así ser una más de la familia y como les une el amor por Chiquito.

Otro que quiso despedirse del humorista también ha sido Edmundo Arrocet, que llegaba desde Madrid para despedirse de su compañero y amigo en un momento tan complicado, al que se han sumado el resto de la profesión y del país a través de las redes sociales.