Después de 40 años en el mundo de la moda, Jean Paul Gaultier sigue revolucionando la manera en que vestimos, pensamos y vivimos. Una revolución que sigue manteniendo viva en su forma de hablar y expresarse.

Pregunta: La revista ELLE celebra una fiesta en su honor ¿Qué significa para usted?

Jean Paul Gaultier: Para mí es un honor estar aquí, porque Elle tenemos una relación con este magazine única. En Francia seguro porque cuando yo era pequeño estudié la moda con el Elle, leyendo lo que estaba escrito, viendo las fotos de moda, el style list. Ha sido mi escuela de moda. Después con Elle España ha sido siempre una relación de amor.

P: ¿Qué supone España en su trayectoria profesional y personal?

Jean Paul Gaultier: Debo decir que el comienzo de mi carrera con España ha sido una relación especial. Primero, no profesionalmente, iba mucho a España cuando era adolescente, de vacaciones porque tengo familia en el País Vasco francés. Debo decir que he ido muchas veces a España desde los dos lados: del mar Cantábrico al mar Mediterráneo.

P: ¿Cómo le han inspirado los trajes de luz en sus diseños?

Jean Paul Gaultier: La vez que vi una corrida fue en la feria de Sevilla, era la primera vez: con el cielo azul, la arena dorada rosada, con las mujeres con los mantones de manila, los colores, la música. Y el primer toro fue agraciado porque estaba tan bien que no lo mataron, fue increíble, una cosa excepcional. Después vi tanto arte que debo decir que me gustó muchísimo, la inspiración de los trajes de luz ha estado muy presente en muchas colecciones: recuerdo, por ejemplo, que hice una colección a principios de los 90, un traje de luz totalmente de plástico transparente con las hombreras tradicionales azul transparente. Siempre ha sido una cosa estupenda, como un hábito de alta costura, siempre extraordinario.

JEAN PAUL GAULTIER: “ESTÁ BIEN AMARSE Y GUSTARSE, DEBE GUSTARSE PARA QUERER A LOS DEMÁS”

P: Lanza fragancia nueva, Scandal, ¿Cómo la definiría? ¿Qué tiene de Jean Paul Gaultier?

Jean Paul Gaultier: Voy a decir que para mí la fragancia es más como una mujer bipolar: una mujer fuerte e, igualmente, sensual, inteligente y ligera. El sabor encuentra una cosa más estructurada y una parte que es más del hombre que es más sensual. Para mí es muy importante que se debe comer a la persona que lo lleva, que la otra persona que lo vea le quiera comer, este es el ideal para mí. Es una mujer que puede tener una vida intelectual y a la vez es una mujer que vive bien

P: ¿Se considera usted ‘escandaloso’?

Jean Paul Gaultier: No, si te digo la verdad, es triste pero no soy escandaloso, porque en realidad me gustaría esconderme. Pienso que, en realidad, no existe ser escandaloso porque el ojo, pensamiento cree que puede ser como tú miras a los otros, pero el que se dice que es provocador en realidad no lo es naturalmente porque yo sentía que había una atmósfera, un ambiente que era con esta realidad que encontraba, pero era un poco alternativo a esa época, entonces era una realidad para todos normal.

P: ¿Qué mujeres españolas representan mejor a la mujer Jean Paul Gaultier?

Jean Paul Gaultier: Voy a decir que no hay una sino muchas diferencias. Diré que todas las mujeres tienen carácter, que son diferentes, no hay un solo tipo de mujer. Pueden ser de todas las partes de España, físicamente, mentalmente, una persona con personalidad, que asuma su personalidad. Pienso que la cosa que no es elegante o guapo, hermoso es cuando una persona no se asume a sí misma, que quiere ser otra, está bien amarse y gustarse, debe gustarse para querer a los demás.