Como cada año Francisco Rivera fue uno de los encargados de organizar la cena y es que el diestro no duda en poner todo de su parte para que la noche salga perfecta. Aunque en ocasiones anteriores lo habíamos visto acudir junto a su mujer Lourdes Montes, en esta ocasión el torero contó con una acompañante de excepción y es que fue su hija Tana la que disfrutó con él del ambiente. De lo más integrada entre los invitados, Tana se mostró muy tranquila, divertida y hasta bailarina y es que no dudó en bailar algunas de las canciones a última hora de la noche.

Junto a Francisco también los diestros Miguel Abellán y óscar Higares pusieron su granito de arena por esa buena causa y es que ambos se han convertido en habituales en esta celebración. Al igual que ellos, también Mari Ángeles Grajal y Jaime Ostos disfrutaron de la cena aunque como invitados y es que la pareja prefirió sentarse en una de las mesas y compartir confidencias con amigos en un ambiente de lo más distendido.

Mucho más entregada se mostró Gloria Camila y que ante la ausencia de su padre fue ella misma la que se enfundó el delantal de camarera para servir a los allí presentes. Con la sonrisa y el buen humor que le caracteriza, la joven quiso estar presente en una noche tan especial como ya lo había hecho en años anteriores.