Según Jesús Manuel Ruiz para Corazón Tve, Francisco Rivera ha ganado la batalla a Vega consiguiendo que la justicia le diese la razón y aunque la primera y segunda estancia no condenaban a Charo Vega, el Tribunal Supremo sí que ha considerado la revelación como una intromisión a la intimidad y al honor, llevando su intimidad un paso más allá a la notoriedad que pueda producir su vida.

Charo, condenada a pagar 12.000 euros a Francisco, es solo una de los cinco demandados siendo el resto plataformas televisivas donde Vega hizo publica la noticia.

Aunque Lolita Flores nunca ha desmentido la historia que desvelo su amiga y que la unía con el hijo mayor de Paquirrín -con el que mantuvo un romance- el juez considera que Francisco tiene razón en defender su intimidad y por lo tanto está en su derecho de reclamarle a Charo el dinero pertinente, significando así la brecha definitiva con los que un día fueron las mejores amigas de su madre.