Arévalo desvelaba en Sábado Deluxe que su amistad con el cantante de rancheras había sufrido una brecha y que este llevaba meses sin cogerle el teléfono. La publicación por parte de Arévalo de una foto en la que él y Osborne aparecen comiendo una paella con el Rey emérito Juan Carlos y su familia no solo provocó que todos los medios se hicieran eco, también el enfado de su compañero y amigo.

Aunque ambos han manifestado en varias ocasiones ser como hermanos, lo cierto es que Bertín no perdona que Paco hiciera pública una comida privada. María Teresa colocando a Bertín como protagonista del programa se pronunciaba al respecto: “He leído una noticia que me da mucha pena, y es que por una tontería se pierda una amistad de años como la tuya con Arévalo” a lo que el presentador al que se le cambiaba el rostro confesaba: “Lo que ha pasado no es una tontería” y añadía: “hay momentos en los que uno debe reconocer sus errores” ya que hay cosas en las que “la mano izquierda no debe saber lo que hace la derecha”, desvelando así que le había molestado que Arévalo compartiese la foto de la polémica.

Además Bertín también confesaba que le había molestado que este tema se hiciera público y saltase a la televisión, haciendo responsable a su compañero: “Me puse muy triste cuando vi todo esto en la tele”.

Sin embargo y a pesar de la dureza de las palabras de Bertín, parece que ambos han solucionado sus diferencias y vuelven a ser tan amigos, confesando Arévalo que Bertín le invitó a que acudiese a su último concierto, mientras el cantante confiesa: “Es más que mi hermano”.