CHANCE: ¿Qué balance haces de estos cuatro años de “Zapeando”, 1000 programas?

Anna Simón: Sólo puedo hacer un balance positivo, positivo y positivo. Cuando empezó Zapeando casi nadie daba un duro por el programa, ha habido una evolución brutal, se ha sabido ver lo que no funcionaba, se ha cambiado y no se han quedado ahí, han seguido buscando cosas nuevas para que la gente cada día encuentre algo distinto y no se aburra.

CH: ¿Cuándo empezaste tú?

A.S: Empecé a venir diariamente en el trescientos y pico, hasta entonces sólo estaba los viernes para hacer una sección que era “El juego de la semana”.

CH: ¿Te gustaría estar en el 2000?

A.S: Ojalá, lo firmo ahora mismo, llegar al mil ya es una burrada, nunca hasta ahora lo había conseguido en ningún programa y llegar al dos mil sería mágico.

CH: ¿Cuál crees que ha sido la clave?

A.S: No sé, no tengo ni idea, si lo supiera sería rica, a veces te lo curras mucho y aun así no funciona y no sabes por qué. Creo que es indispensable que la gente vea que lo que hacemos es verdad, que no es fingido. Los guionistas nos conocen, escriben muy a medida y tenemos también libertad para salirnos del guión.

CH: ¿Cómo ha cambiado tu vida el programa?

A.S: Ya vivía en Madrid así que a nivel personal no ha cambiado nada pero me apetecía mucho volver a hacer un directo diario, es en lo que mejor me siento. Todos los días, sin tiempo para darle muchas vueltas, lanzándote al ruedo y que sea lo que dios quiera.

CH: ¿Cómo llevas la popularidad?

A.S: No tengo ningún problema, cuando salgo de trabajar ni me maquillo ni me pongo laca ni tacones así que no me conoce prácticamente nadie, la fama no me supone ningún problema, llevo una vida completamente normal.

ANNA SIMÓN: “SÉ QUE ES UN TÓPICO PERO NOS LLEVAMOS MUY BIEN TODOS”

CH: ¿Sois una familia bien avenida?

A.S: Sí, sé que es un tópico pero nos llevamos muy bien todos, no sólo los que estamos también en la mesa, también todo el equipo que hay detrás, es un regalo.

CH: ¿Por qué dejaste El hormiguero?

A.S: Bueno, en televisión hay que renovar, apostar por otras caras y otras secciones, me parece bien.

CH: Se habló de mala relación entre tú y Pablo Motos.

A.S: Primera noticia que tengo, no sé nada de eso.

CH: ¿Qué disfrutas más?

A.S: Lo disfruto todo, quiero hacer tantas cosas que no hago nada bien. Me gusta probar todo, hacer el payaso y cada vez tengo menos sentido del ridículo. Eso sí lo he notado, antes hacía algo nuevo y me iba a mira en Twitter, ahora me da exactamente igual.

CH: ¿El humor te ha buscado a ti o tu lo has buscado a él?

A.S: Me ha buscado él, yo estudié periodismo y me veía trabajando en un periódico. Lancé currículum por todos los periódicos de Barcelona y alrededores, fui a una radio y me dijeron que a lo mejor en la tele buscaban a alguien, dejé el currículum por dejarlo y fue del único sitio de donde recibí una llamada. A partir de ahí fueron surgiendo las cosas, no fue algo que yo buscara.

ANNA SIMÓN: “LA FAMILIA Y LA OPINIÓN DE LOS COMPAÑEROS Y DEL DIRECTOR ES LA QUE MÁS ME IMPORTA”

CH: ¿Qué dicen los tuyos cuando te ven en televisión, son muy críticos?

A.S: Son los más críticos y también los que dan la opinión que más me importa, la sinceridad se agradece mucho. La familia y la opinión de los compañeros y del director es la que más me importa.

CH: ¿Te ves dando el salto a la ficción?

A.S: Son palabras mayores para mí, hice un cameo en Torrente y otro en una serie pero lo de actriz es una palabra muy gorda a la que le tengo mucho respeto. Me gustaría probar pero no me veo preparada.

CH: ¿Cómo estás viviendo la cuestión catalana?

A.S: Nunca he hablado de política y prefiero seguir así, sin decir nada.

CH: ¿Qué te gusta hacer cuando no estás trabajando?

A.S: Leer libros, ver series y estar con mis animales, a mi me das una montañas y mis perros, me pongo a andar y me faltan horas, para mi eso es la felicidad.