Fernando Verdasco y Ana Boyer llevan prometidos desde Agosto, como desvelaba la hija de Isabel Preysler: “Fue en México, a principios de agosto. Allí, una mañana, me sorprendió entregándome el anillo. Un solitario. A la primera persona a la que se lo contamos fue a mi madre”.

La hija de Isabel Preysler ha querido seguir desvelando detalles de la boda, pero sin concretar en algunos casos, como el lugar de la ceremonia: “Será una boda religiosa. Puede ser dentro de una iglesia, al aire libre o, tal vez en una playa. Ya veremos… No vamos a desvelar todas las sorpresas”. Ana Boyer, que echará de menos a su padre, Miguel Boyer, en ese día tan especial, ha confirmado quién será el padrino de su boda: “El padrino será mi hermano Julio, me ha dicho que le hace muchísima ilusión”.

Además, su hermana Tamara Falcó y sus cuatro mejores amigas, serán los testigos de la novia en el íntimo enlace. La boda se celebrará en una caribeña isla paradisíaca, “Nos casaremos en el puente de diciembre. Los invitados llegarán a la isla el día antes y queremos que sea algo muy relajado”, desvelaba la novia del año.

La futura mujer del tenista, ha confirmado que su vestido de novia será de Pronovias: “Durante estos días he estado haciéndome las primeras pruebas del vestido y avanzando con los preparativos. El vestido es de Pronovias. Uno solo”. Parece que a la protagonista de ese día le hace ilusión que sea un único vestido el que la acompañe en uno de los días más felices y especiales de su vida.

Ana Boyer, que acompaña a su prometido por todo el mundo en sus compromisos ha querido aclarar este asunto: “Fernando tiene su residencia en Catar. Yo tengo la mía aquí. Si no estoy viajando con él, suelo estar en Madrid con mi familia”. La hija de Isabel Preysler y Miguel Boyer, parece estar encantada con su boda. Afirma creer en el amor para toda la vida, y llevarse fenomenal con la familia de Fernando Verdasco, el que será su marido dentro de un mes.