Ahora parece que las aguas se han calmado para los dos, e intentan pasar más desapercibido en la ciudad inglesa, en la que a pesar de que Edurne mantiene su residencia en Madrid, prácticamente se podría decir que se ha mudado allí, donde continúa haciendo su música.

Es también fuera de España donde la cantante ha contado lo enamorada que está cada día del portero de fútbol, aunque todavía ninguno de los dos se ha propuesto pasar por el altar, porque según asegura la artista madrileña, no les hace falta casarse para saber lo mucho que se quieren. Y así lo ha querido reflejar en su perfil de Instagram donde ha publicado una imagen en blanco y negro, donde aparecen los dos en un primer plano y bajo el título ‘Buenas noches con amor’.

La fotografía ha sido en su último encuentro, justo después de que la cantante finalizara su agenda de trabajo en Madrid y volara hasta Manchester para ver de nuevo a su chico, con el que ha demostrado que hasta las acusaciones más duras no han podido con ellos.

Lo que sí se le resiste, a parte de ver a Edurne vestida de blanco, es la posibilidad de tener un hijo, aunque la cantante nunca ha dicho un no rotundo a querer ser madre en un futuro no muy lejano.