La pareja tras cuatro años de amor se darán el ‘sí, quiero’ en el puente de diciembre. El lugar será una isla privada del caribe y los invitados podrán disfrutar y relajarse de todas las comodidades que ofrece el lugar. Además, Ana Boyer ya ha elegido a dos personas muy especiales para que le acompañen al altar: “El padrino será mi hermano Julio y Tamara, mi testigo”.

También reconoce que su madre Isabel Preysler está encantada con al noticia, y sobre todo con su futuro marido Fernando Verdasco que se ha convertido en uno más de la familia. Todos los hermanos de la joven asistirán al enlace que será todo un acontecimiento social siendo la boda del año.

Ana Boyer y Fernando Verdasco cerrarán este 2017 con un compromiso que será para toda la vida, ya que la pareja del deportista le acompaña por medio mundo en sus compromisos profesionales, ya que cree en el amor eterno y parece lo ha encontrado.