La modelo, que está pasando unos días con su chico Dad Vallespín en algun lugar paradisiaco, ha posado como su madre la trajo al mundo al borde una piscina infinita, de esas tan instagrameables y que todas las famosas escogen para sus posados de verano.

Primero calentó motores con un vídeo en bikini en el que relataba que en estos días de asueto había buceado gracias a todo lo aprendido en la isla hondureña y a su no novio, un gran aficionado al buceo y veraneante en Cabo de Palos (Murcia), uno de los lugares favoritos para practicar este deporte entre sus amantes.

Horas después apareció en su perfil la original foto en la que posa con una postura de todo menos cómoda: rodillas flexionadas de manera estratégica para que no se viera su sexo, pies de puntilla, espalda arqueada, manos en los pechos y cabeza mirando al infinito. El título es free y lo hizo en domingo, ¿qué habrá querido decir? ¡Libres domingos y domingas!