Carmona fue el encargado de arrancar el recital, donde pronto el público se arrancó a bailar con los acordes del mítico ‘No estamos Locos’. El primer tema de los muchos con los que Antonio conquisto a su público, como ‘Mencanta’, ‘La Razón de mi existir’ o ‘Para que tú no llores’.

El cantante, que derrochó flamenco y frescura, le cedió el testigo durante la segunda parte del concierto a su amiga, Niña Pastori.La cantante, que lanzará su próximo disco sobre enero o febrero, como adelantó en el auditorio, se dejó la piel en el escenario cantando, bailando y recordando grandes temas de su repertorio como ‘Válgame Dios’, ‘Ya no quiero ser’, ‘Cuando te beso’ o ‘Cai’.