Iglesias fue acusado de llegar tarde, hacer la actuación mucho más corta de lo normal, cantar en playback y no despedirse del público al finalizar el concierto. Los asistentes abandonaron El Sardinero con muy mal sabor de boca, tanto ha sido así que hasta el propio presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla ha interpuesto una protesta al Ayuntamiento de Santander para pedir explicaciones de lo sucedido.

Ante este aluvión de críticas, al cantante le ha salido una defensora dentro de su círculo familiar, su hermana Tamara Falcó. La hija de Isabel Preysler ha sacado las uñas en Instagram y ha lanzado un mensaje muy directo a Revilla.

“Sr Revilla… no hable mal de un artista que ha conseguido un éxito para promover Santander: es injusto. Usted mismo se contradice en este vídeo.@enriqueiglesias ha sido un éxito para Santander y Ud se fija en minucias: en vez de pedir explicaciones debería pedir perdón; mi hermano ha sido su mejor embajador”, ha escrito Tamara en su publicación.