Desde que Victoria’s Secret le dio la oportunidad de desfilar hace 3 años, la carrera de Blanca Padilla ha sido imparable. Premio L’Oréal Paris a la mejor modelo en la MBFWM en febrero de 2014, cerró el desfile de Dolce & Gabbana de ese mismo año y ha protagonizado campañas para los italianos, pero también para otras grandes firmas de lujo. Ahora, la Alta Costura también se rinde a sus pies.
Si en la pasada edición de la pasarela más exclusiva del mundo se coló en los desfiles de Chanel, Elie Saab, Dior, Armani Privé o Givenchy, esta no iba a ser menos y, con solo dos días de desfiles, ha sido una de las afortunadas en abrir uno.

Así lo contaba la madrileña, a la que descubrieron en el metro de la ciudad cuando estudiaba Publicidad y Relaciones Públicas, a través de su cuenta de Instagram. Satisfecha por el trabajo realizado, Blanca Padilla escribía: “Abriendo el desfile de Ralph & Russo. Muchas gracias, chicos, sois un grandísimo equipo”.

Abrir y cerrar un desfile es un privilegio que tienen muy pocas modelos, solo algunas son las elegidas pero cuando lo consiguen eso significa que tienen un hueco entre el mundo de las top models. Tanto la primera salida de un show así como la última siempre son las más recordadas, de ahí que solo las mejores lo logren.

Joana Sanz, la otra españaola en París

Cuando Joana Sanz empieza a caminar por las pasarelas de IFEMA durante la Mercedes Benz Fashion Week Madrid o en la 080 Barcelona Fashion de la ciudad, es imposible no fijarse en su caminar. Hay pocas modelos que lo hagan con tanta destreza como ella, por eso extraña que la tinerfeña, que también fue Premio L’Oréal Paris como Padilla o Arekion, cuyo máximo logro fuera de nuestras fronteras fue abrir al desfile de Gucci, no haya triunfado a lo grande más allá de nuestro país.

Pero lo bueno se hace esperar y la novia de Dani Alves ha desfilado para la Alta Costura parisina. Dos salidas con dos looks dignos de las mejores alfombras rojas, Sanz derrochó elegancia con los diseños de Antonio Grimaldi Atelier.