Mucho se ha dudado y mucho se ha especulado durante una gala de lo más tranquila regada de los reencuentros más emotivos: Laura Matamoros con el clan familiar al completo incluida mamá Marian Flores, aunque lo que más hemos visto de ella ha sido su tinte y lo bien peinado que llevaba el cabello ya que había pactado no salir de frente con la productora. Tras este emotivo encuentro, Lauri Matamoros se ha fundido en un gran abrazo con Benji, después papá Kiko mientras su hermano Diego miraba encantado. Evidentemente al poco salía gran parte de la familia y sus seres queridos. En esta ocasión el triunfo del amor y del cariño ha dejado de lado el rencor de las últimas semanas y de la gala de Gran Hermano en el que se alzó con el premio. Normalización, que se puede decir.

Iván y José Luis se encontraban con hermano e hijo respectivamente y Alba Carrillo tenía a alguien muy especial esperando en una sala, su hijo Lucas y aunque Lucas veía a mami como total ganadora, como muchos en casa, finalmente se ha llevado el gato al agua José Luis.

Entre otros momentos especiales destacar el encuentro entre Kiko y Gloria Camila. Kiko se quedaba ojiplático al ver a su novia despampanante con un ceñidísimo minifaldero vestido blanco con aberturas y ella no podía estar más radiante.