Los mejores y peores looks de los Premios Tony de 2017

La llegada de Scarlett Johansson fue una de las más esperadas. La actriz deslumbró como hacía mucho tiempo que no lo lograba con un dos piezas de falda larga con abertura lateral y chaqueta sahariana con estampado de rayas de Michael Kors Collection que combinó con unas sandalias de estilo minimalista plateadas y joyas de Fred Leighton.

También se decantaron por el color nieve Sarah Paulson, que estaba radiante con un Rodarte tubular con escote palabra de honor y joyas de Irene Neuwirth, Jennifer Ehle con un diseño con bordados y transparencias de Alice Temperley y Chrissy Teigen, que derrochó sofisticación con un Pamella Roland con estampado geométrico.

El negro también tuvo su protagonismo y muchas famosas lo eligieron, como es el caso de Uma Thurman, que llevó una falda larga y camisa a juego, Cynthia Erivo, que estaba arrebatadora con un Chris Gelinas con escote pronunciado y cola, y las modelos Alek Wek, que combinó un vestido con escote asimétrico con botas XXL con pedrería de Óscar de la Renta, y Candice Swanepoel, que optó por un modelo degradado que combinaba negro y rosa de Prabal Gurung.

Los prints florales también desfilaron por la red carpet y se apoderaron de los looks de Anna Hendriks, que se vistió con un Miu Miu, Denée Benton, con un Óscar de la Renta, con estampado tropical, escote palabra de honor y largo midi y joyas de Fred Leighton.

Mucho más minimalistas fueron los vestidos de Olivia Wilde y Carolyn Murphy, que coincidieron con dos diseños de Michael Kors Collection, pero con dos estilos completamente diferentes: el de Wilde largo y con escote maxi y el de Murphy de largo midi y con abertura en la manga.

Muy originales fueron los vestidos de Bee Shaffer, que optó por un Alexander McQueen, y Anna Wintour con un Maison Margiela, que, aunque de patrones simples, sus estampados hablaban por sí solos.