La felicidad de celebrar su segunda boda con el padre de sus hijos se ha visto enturbiada por la las graves crisis que María José padece, lo que le ha obligado a permanecer varias veces en el hospital durante los últimos meses, coincidiendo la última con su cumpleaños este domingo 28 de mayo.

Los fuertes dolores consecuencias de la enfermedad crónica le han obligado a pasar este día sin la compañía de sus hijos, contando únicamente con la visita de su marido que se ha convertido en su mejor apoyo en esta crucial batalla que asegura ha servido para “reforzar su amor”.