Kiko se mostraba de lo más orgulloso de este incipiente sentimiento de su pequeña por la Semana Santa y no dudaba en presumir de ello en sus redes sociales: “Enseñándote los valores de la Semana Santa y querer al señor como lo quería tu abuelo y lo quiere papa”.

Kiko siente una verdadera devoción por las tradiciones españolas, y la Semana Santa todavía más si cabe. Y así está enseñándoselo a su hija Ana. El artista, que está viviendo una amarga época de altibajos, se está apoyando en su familia y sobre todo en su mujer Irene Rosales para superar este difícil momento. Un ánimo que seguro que Kiko mejora con la llegada de la Semana Santa y la Feria de abril a Sevilla.