Katy Perry recibe el Premio Nacional de Igualdad

Estas palabras adquieren un significado especial si se tiene en cuenta que la estrella musical es hija de padres pentecostales y creció cantando en la iglesia. “¿Cómo iba a conciliar eso con una chica que cantaba el evangelio? Lo que sí sabía es que yo era curiosa e, incluso entonces, sabía que la sexualidad no era blanco o negro como la presentaban”, afirmó. “Cuando salió esa canción, supe que había iniciado una conversación y que a muchos les parecía lo bastante curioso como para cantarla también”, relató.

La exnovia de Orlando Bloom fue más allá y contó cómo fue su acercamiento a los colectivos LGTB. “Fueron las personas más libres, fuertes, amables e inclusivas que he conocido. Estimularon mi mente, llenaron mi corazón de alegría y bailaron con alegría mientras lo hacían. Estas personas son realmente mágicas y lo son porque están viviendo su verdad”, añadió.

Asimismo, en las últimas horas se ha sabido que la artista ha dado un nuevo paso para comprar una propiedad perteneciente a la iglesia católica. Según The Hollywood Reporter, un juez ha echado por tierra la venta realizada por la Congregación Misioneras Corazón de María a Dana Hollister, que pretendía convertirlo en un hotel. La falta de garantías económicas por parte de la empresaria obligó a la archidiócesis de LA a tomar cartas en el asunto. Perry ha ofrecido 14 millones y medio de dólares, una cantidad demasiado suculenta como para mantener la negativa de las novicias.