Desde la década de 1930, los cristales de Swarovski han iluminado la gran pantalla. Todos recordamos el vestido rosa y las deslumbrantes joyas que lucía Marilyn Monroe mientras cantaba el tema Diamonds Are a Girl’s Best Friend en Los caballeros las prefieren rubias. Tampoco olvidaremos la escena inicial de Desayuno con diamantes, en la que el personaje al que da vida Audrey Hepburn mira el escaparate de una joyería vestida con un mini vestido negro. El nexo entre estas dos escenas legendarias es Swarovski, que participó en ellas a través del brillo emblemático de sus adornos de cristal.

Como Audrey Hepburn, el ángel de Victoria’s Secret luce el emblemático mini vestido negro y accesorios, incluido el collar de perlas de archivo Enlace, que se combina con piezas actuales, como los adornos para pendientes Iconic Swan, para añadir un contrapunto de actualidad. Desde el escaparate de la tienda, Kloss aparece disfrutando de la experiencia de comprar joyas y haciéndose selfies, un guiño a la actualidad con un toque de humor.

“Lo que más me gusta de iconos como Audrey Hepburn y Marilyn Monroe es la seguridad que imprimen a cada escena y personaje que interpretan. Como muchos de los modelos que me inspiran, demostraron que una mujer con seguridad y tesón jamás pasa de moda”, ha declarado Karlie Kloss.