“Es un cambio natural después de haber presentado Deportes en Informativos. Estoy comodísima en este nuevo reto porque el mundo de la moda es algo que conozco y me gusta. No hay ahora mismo nada parecido en televisión”, apuntó la mujer de Iker Casillas sobre esta nueva aventura profesional que la tendrá ocupada este verano, hasta que el portero del Oporto regrese a la competición y la familia al completo regrese al país vecino.

Carbonero, toda un icono de moda para miles de mujeres que siguen desde hace años su blog en la revista Elle, se encargará de introducir cada una de las fases del programa de lunes a miércoles, y será en el pase de los jueves cuando la veamos interactuar tanto con los seis aspirantes – se han presentado al casting de Mandarina Producciones unas 3.000 personas – y con los coaches, una terna formada por el diseñador Cristo Báñez – muy reconocido entre los nombres de la moda flamenca – y las bloggers Aída Domenech (Dulceida) y Ángela Rozas (Madame Rosa).

“Es importante que sean personas muy seguras de sí mismas. Tienes que aceptar que no puedes gustar a todo el mundo y llevar bien las críticas”, apuntaba Sara como una de las cualidades que ella más valoraría entre los concursantes.

Divididos en tres equipos, sus trabajos y progresos serán juzgados por los tres mentores de Quiero ser, que, por su parte, tendrán la ardua tarea de conseguir que sus alumnos den lo mejor de sí en cada uno de los retos planteados, una serie de desafíos y actividades que no solo estarán relacionadas con el mundo de la moda, sino también con alimentación, cuidados corporales, deporte, o estilo de vida, aspectos que debe cuidar todo aquel que persiga convertirse en un referente para miles de personas.

De lunes a jueves, los tres profesores tratarán de trasladar su savoir faire a sus pupilos, que rivalizarán y pondrán toda la carne en el asador para conseguir su sueño. Al final de la semana, los concursantes se enfrentarán a la decisión final, y el lugar del expulsado será ocupado por un nuevo aspirante a influencer.