Lamar Odom y Khloé Kardashian, cada uno por su lado

El matrimonio espera ahora la decisión del juez porque la ruptura es ya un hecho. La estrella de ‘Keeping Up With The Kardashians’ se vino abajo cuando su marido, a punto de perder la vida el pasado mes de noviembre por una sobredosis, retomó sus adicciones desoyendo el consejo de sus médicos y los ruegos de su propia esposa. La estrella televisiva decidió no darle al deportista una tercera oportunidad y retomar el divorcio que paralizó a finales de año para estar cerca de Odom. Durante semanas, la joven de 32 años no se separó de su lecho y creyó aquellas promesas en las que Lamar le juró y perjuró que las drogas y el alcohol eran parte del pasado.

Ilusionada con su nuevo romance, el cantante Trey Songz, la hija de Kris Jenner habría puesto tierra de por medio con el ex baloncestista. Medios como Radar Online habrían apuntado a la posibilidad de que la celebridad solicitara una orden de alejamiento de su ex pareja. “La situación ha empeorado mucho, ha estado bombardeándola con mensajes muy desagradables y llamándola cuando está borracho. Ha conseguido que Khloé empiece a asustarse”, decía una fuente cercana a la empresaria. “Está considerando pedir la orden de alejamiento porque él le ha amenazado con todo tipo de historias, desde desvelar sus secretos íntimos a desearle la muerte”, añadió el informador. Puede que a este proceso le queden más episodios de los que a la mediana de los Kardashian le gustaría.