Pero el envejecimiento del organismo no es repentino sino que se produce de forma progresiva desde los 30 años… De ahí que sea recomendable mantener nuestro cuerpo, no solo desde el punto de vista estético sino de la propia salud.

Una de las zonas que especialmente recomiendan cuidar de cara a este momento, es el pecho. Y es que la sensibilidad de la mama experimenta una serie de cambios que comienzan a mostrarse durante las fases previas a este periodo, pues los componentes de esta parte de nuestro cuerpo sufren una variación de forma progresiva.

¿Qué queremos decir con esto? A los 30 años, el tejido glandular predomina sobre el tejido graso en una proporción aproximada de 90/10, mientras que a los 50 suele ser 50/50 y cuando entramos en la menopausia, el tejido glandular es de 20-25 por ciento frente al 80-75 por ciento de grasa. Lanzado el mensaje… ¿Hay que tener alguna precaución? ¿Hay que tener un cuidado especial de la zona como, por ejemplo, usar un sujetador especial?

Durante esta etapa en la vida de toda mujer no hay un sujetador que haga milagros, pero si existen aquellos que se adaptan mejor a las necesidades de nuestro día a día. A partir de los 50, son muchas las mujeres que tienden a doblar la espalda de forma habitual, lo que puede ocasionar fuertes dolores de espalda. En palabras de la doctora Elisa Fernández, el sujetador antiarrugas NightBra, “es el único sujetador que tiene acción directa sobre la espalda con uso diurno y nocturno evitando esa tendencia a doblarse ya que actúa como corrector postural”.

Y aunque también puedes optar por usar el sujetador de toda la vida, ten en cuenta que debe adaptarse a la parte externa de las mamas y tener una copa adecuada al tamaño de las mismas. No olvides tampoco la importancia de las tiras de la prenda, deben ser convenientemente anchas para no castigar los hombros y mantener la postura más correcta.

Afronta esta etapa con la mejor de las actitudes, porque aunque la menopausia nos recuerda que el cuerpo envejece y no sirve de nada negarlo, la mejor manera para hacerlo es controlando la alimentación y realizando actividad física de forma regular. No olvides tampoco la importancia de tomar las medidas pertinentes para mantener nuestro cuerpo de la mejor forma posible.