A Patricia Pérez la naturopatía le cambió la vida. La actriz y presentadora se dedica prácticamente en cuerpo y alma a sus pacientes en la clínica que abrió hace cuatro años. “Me metí en este mundo porque tengo mala salud, me encuentro siempre cansada”, cuenta.

“Como nunca he sido muy farandulera, me iba a la biblioteca a estudiar sobre nutrición”, cuenta. Y entonces hizo de su pasión su profesión, abrió su blog Yosíkekomo y ya ha escrito tres libros, razones por la que ha sido elegida para hablar en Madrid de las propiedades de la Picota del Jerte con la que “se pueden hacer hasta gloss para los labios” y una fruta que consume a todas horas.

Has hablado de que tienes mala salud. Antes de llevar una alimentación tan equilibrada como la de ahora, ¿te notabas con menos fuerza?

Yo me introduje en este mundo porque tengo mala salud. Estoy siempre como un poco plof y me duele todo. A los 26 años me dio una anafilaxia, que es un paro intraorgánico con una alergia muy heavy. Cogí miedo porque el médico me dijo que nunca comiera sola y que muchos alimentos no los podía consumir porque soy alérgica también a muchos ácaros de la comida. ¡No podía comer ni una ensalada en un restaurante por si estaba mal limpiada! Y luego me dieron tres más.

¿Y cómo empezaste a interesarte?

Al principio con revistas, luego con libros y después me empecé a formar e hice un máster en Nutrición, por eso me considero naturópatra, yo tengo en cuenta otros factores, como la estación del año en la que estamos porque la naturopatía lo que potencia es la salud.

Y tu vida ha cambiado, tanto que ahora te dedicas a ello…

Sí, desde hace cinco años. Empecé en la tele muy jovencita y como nunca fui muy farandulera mi hobbie era esto: vivía en la biblioteca y hacía cursos. Me formé y sigo haciéndolo hasta que un día me dijeron que por qué no me abría mi centro. Y así estoy ahora, con mi centro.

Y al ser empresaria, también te habrá tocado aprender de números…

No, además yo tampoco me considero emprendedora aunque tengo dos empresas. Yo cobro ahora, pero empecé gratis y cobro porque tengo que cobrar pero utilice lo que utilice en la consulta no te voy a cobrar más. Y no me agobia, yo siempre tengo el mismo sueldo.

¿Y con el excedente?

Se queda en la empresa. Nunca me lo he planteado como un negocio, como sí lo es mi productora,con la que voy a hacer un programa que saldrá en septiembre en Fox Life y produjo yo. No pienso en el dinero, sino en que la gente que venga se sienta mejor.

¿Cuáles son los grandes errores que cometemos en la alimentación?

No me gusta generalizar, pero cenamos fruta y lácteos por la noche, no respetamos los horarios y bebemos poca agua.

¿Y en qué más te cuidas? ¿Eres de las que va al gimnasio?

Me cuido en todos los aspectos, pero no hago mucho deporte. Trabajo de 10 de la mañana a 10 de la noche y tampoco tengo mucho tiempo, pero hago pilates dos o tres días a la semana y luego salgo a andar. Tampoco tengo una estructura ósea como para hacer mucho deporte y hay a mucha gente que también le ocurre. No todos estamos preparados para hacer tanto deporte.

¿Y cuáles son tus cosméticos fetiche?

¡Me hago yo mis propias cremas! He sacado ahora un libro de cosmética natural y lo cuento. ¡Me hago hasta mis productos para el pelo!

¿Nos puedes dar algún truco?

La picota del Jerte te puedes hacer un gloss maravilloso con picota triturada y aceite de coco o vaselina natural. La dejas enfriar en un ratito y listo. También te lo puedes hacer con remolacha. No compro cosmética.

¿Ni base siquiera?

No uso maquillaje como tal, compro cosmética ecológica en Herbolario Navarro, pero el rímel también te lo puedes hacer con Khol y aceite de ricino.

Con el verano, el pelo se resiente, ¿cómo nos lo podemos cuidar?

Uso mucha manteca de Karité, que me la aplico en la pelo, en la cara y en todo el cuerpo.

Y con tanto éxito en ti, ¿has atraído a tu marido y a tu entorno a la naturopatía?

Se introducen solos, nunca le he dicho a nadie que viniera. ¡Yo iba a la compra y le traía bollos, él no quería comer así y yo no soy nadie para imponerle nada! Después me dijo que le dolía la tripa y le propuse que comiera otras cosas y está encantado. Ahora es más fanático que yo y usa hasta las cremas que yo hago.

Y seguro que te pasas el día dando consejos a la gente…

Sí, hasta por la calle y me mandan también muchos mails.

¿No echas de menos la tele?

No, pero ahora estoy con este proyecto porque me hace mucha ilusión y es una cadena que me fascina. Echo de menos el mundo de la redacción, el ir a publicidad y decir tonterías…