Karl Lagelfedl dijo en una ocasión que “uno nunca está mal vestido o demasiado elegante en un vestido negro”. Y siguiendo esa premisa, Gigi Hadid, que acaba de desmentir que haya roto con Zayn Malik, pisó la alfombra roja de los Guys Choice Awards el sábado y se convirtió en la auténtica protagonista de la noche. Y su vestido tuvo mucho que ver. 

Gigi se enfundó un vestido negro troquelado con transparencias que firmaba David Koma que le estilizaba la figura y con el que estaba muy sexy. Lo coordinó con unas sandalias de pulsera plateadas que le hacían unas piernas infinitas, que consigue gracias a, como ella misma ha contado, “comer sano, hacer ejercicio para mantenerse en forma y comee una hamburguesa para mantenerse cuerda”. 


Su look beauty fue también todo un acierto. Peinó su cabello rubio con la raya al lado con mucho volumen y presumió de melenón, que cuida con mimo y no lava a diario “para manterlo saludable y que no se reseque”. Se maquilló en tonos tierra y le dio un poco de color a sus labios, que  exfolia con azúcar, con un labial nude, uno de sus favoritos.