Tras varios meses con rumores sobre el estado de salud de David Delfín, el diseñador malagueño se ha abierto en canal en las páginas de ‘Vogue’ y ha hablado por primera vez de los tres tumores que tiene en la cabeza y de lo que fue intervenido el pasado mes de abril.

“Era raro, porque normalmente no se presentan así pero el día 5 de abril decidieron que había que operar. Uno no se podía tocar por la zona en la que está, los médicos ahí no entran; otro estaba bien, se podía quitar sin riesgo de lesiones; y el tercero era complicado pero operable. Era importante que yo estuviera despierto durante la intervención para ayudarles y decirles si todo iba bien”, cuenta a la publicación, de la que es portada del mes de julio.

David Delfin sabe que es un momento muy complicado, pero se muestra muy optimista y con muchas ganas de seguir luchando. Aún así, David Delfín no ha perdido en ningún momento las ganas de luchar por la vida: “¿Miedo? De momento, no. Tengo una especie de espíritu de supervivencia. No paro de pensar en todo lo que quiero hacer. Me siento con ganas de luchar, me pone. Es grave, soy consciente. Y sé que es una lucha real, son tumores de grado 3 que lo que quieren es seguir adelante pero tenemos que pararlos”, continúa.

Como consecuencia de la enfermedad, tiene problemas con el habla y la memoria y ha perdido fuerza en un brazo y una pierna, pero sigue con la misma ilusión con la que empezó en el mundo de la moda. “Quiero poner en marcha una colección de ropa de niño, hacer estilismo y dirección de arte, plantear una exposición con mis bocetos…”, comentó a la revista.

La imagen que ocupa la portada está cargada de significado. Muestra tu herida -una frase de de una obra de Joseph Beuys- es lo que se puede leer en uno de sus tatuajes y eso es precisamente lo que ha hecho para el objetivo de su chico, Pablo Sáez. “En realidad fue una cosa íntima, sin pensar en que se iban a publicar. Era algo nuestro, de los dos. Para recordar momentos. Nos pareció que dentro de la dureza tenían no sé si decirte belleza, pero sí mucha verdad”, contó.