¿Qué diferencia hay entre ser celiaco y sensible al gluten?

El 27 de mayo se celebra el Día Nacional del Celiaco, una jornada propuesta por la Federación de Asociaciones de Celíacos de España para sensibilizar a la población sobre la intolerancia al gluten.  La celiaquía es una dolencia que padece el 1% de la población española aunque se estima que el 75% todavía no está diagnosticado.

El motivo de este desconocimiento se debe a los múltiples síntomas que presenta la enfermedad y que dificultan en gran medida una prescripción definitiva. Además de los celiacos, también se puede dar el caso de padecer una sensibilidad a la proteína del gluten, la FACE apunta que un 10% de la población española sufre esta patología, pero ¿en qué se diferencian los celiacos de los sensibles al gluten? ¿Cómo podemos identificar los síntomas? El equipo de nutricionistas de Krissia aporta algunas claves para desmitificar ciertos conceptos asociados a esta intolerancia en el Día Nacional del Celiaco.

Alérgicos al trigo, celiacos y sensibles al gluten

En los últimos años han surgido nuevas definiciones en el entorno de la celiaquía, de forma que en la actualidad la sociedad médica distingue al menos tres formas principales:

  • Alergia al trigo, la menos frecuente.

  • Celiaquía, dermatitis Herpetiformis y ataxia por gluten, más reconocidas socialmente.

  • Sensibilidad al gluten no celíaca, menos conocida pero cada vez más frecuente.

En el primero de los casos, la persona solo se ve afectada cuando ingiere algún alimento derivado del trigo pero no de la cebada, la avena o el centeno. En el segundo caso, el paciente padece síndromes intestinales y extraintestinales, independientemente de la cantidad de gluten ingerida y de por vida. Y en el tercer caso, la persona sufre las dolencias intestinales y extraintestinales en función de la cantidad de gluten ingerida, por lo que su sufrimiento durará tanto como tarde su organismo en asimilar o expulsar la proteína.

Síntomas frecuentes para detectar la celiaquía y la sensibilidad al gluten

Los signos de estas patologías pueden manifestarse en cualquier momento de la vida desde que el gluten se introduce por primera vez en la dieta. Además estos son tan diversos, dependiendo de la forma clínica en que se presenten, que resulta muy complicado obtener un diagnóstico definitivo. En general los síntomas de la intolerancia y sensibilidad al gluten se pueden clasificar de la siguiente manera:

Intestinales

  • Problemas digestivos como estreñimiento, gases, hinchazón y diarrea.

  • Fatiga o cansancio después de comer.

Extraintestinales

  • Queratosis pilaris – alteración de la piel que muestra la parte posterior de los brazos con “piel de gallina”.

  • Diagnóstico previo de una enfermedad autoinmune como artritis reumatoide, esclerosis múltiple, lupus o psoriasis, entre otras.

  • Síntomas neurológicos como mareos o migrañas.

  • Desequilibrios hormonales tales como PMS, SOP o infertilidad.

  • Dolor de cabeza crónico.

  • Fibromialgia o fatiga crónica.

  • Inflamación, hinchazón o dolor en las articulaciones.

  • Problemas del estado de ánimo como ansiedad, depresión, cambios de humor y TDAH (déficit de atención).

Cómo comprobar si padeces esta intolerancia

Si tienes indicios para creer que padeces alguna de las enfermedades citadas anteriormente, acude a tu médico, el protocolo de detección de celiaquía está perfectamente establecido. Además, trata de ponerte en contacto con alguna asociación para resolver todas tus dudas e informarte sobre los alimentos que puedes y no puedes comer. Contar con un buen diagnóstico y seguir una dieta 100% gluten free es fundamental para llevar un estilo de vida saludable.

Krissia es una marca sensibilizada con el colectivo celiaco y todos sus productos son aptos para intolerantes al gluten. Desde 2007 todas las referencias de Krissia están incluidas en el libro que cada año publica la FACE sobre alimentos aconsejados para celiacos.