El próximo 7 de junio empieza el Ramadán, la época del año en la que los musulmanes ayunan desde que sale el sol hasta que se pone y Mango lanza su última propuesta (a la venta a partir del 30 de mayo) enfocada para esta época.

Lo nuevo de la firma catalana, que cuenta con más de 45 modelos, cumple con los cánones culturales y religiosos de países en distintas zonas, como la de Oriente Medio.


La propuesta incluye prendas casual como chalecos, caftanes, chaquetas fluidas, camisas oversized, leggings y túnicas con tejidos como el popelín o la antelina. Un catálogo completo que incorpora novedades en las prendas de fiesta como los vestidos largos y  envolventes de doble capa, los monos de diferentes formas (relaxed  o fitted) y faldas de largo midi con tejidos fantasía. Los acabados sutilmente satinados, los lúrex y los laminados cobran gran  importancia al igual que los encajes. El colorido y la estampación de los diseños han dado como resultado una colección con mucha luz.

Pero Mango no es la única firma que, en su afán de internacionalización, ha lanzado una colección especial para musulmanas. Una de las primeras fue la japonesa Uniglo y hace unos meses hizo lo propio Dolce & Gabbana, que comercializa su línea en Abaya, inspirada en las dunas del desierto y en el cielo de Oriente Medio, en Oriente Medio, así como en París, Munich y Londres.