Con motivo del Día Internacional Sin Dietas, que se celebra cada 6 de mayo con para promover la autoaceptación del cuerpo y concienciar sobre el peligro de las denominadas “dietas milagro”. 

Según datos de entulínea de Weight Watchers, el exceso de peso es la principal causa de descontento para alrededor del 70% de las personas que no se sienten a gusto consigo mismas. Con el objetivo de conseguir un peso saludable, los expertos aconsejan potenciar hábitos de vida adecuados que no sólo se centren en la alimentación, sino que también potencien factores psicológicos para el desarrollo de la autoestima.

En este sentido, Sandra Marín, directora de programa de entulínea de Weight Watchers explica: Las personas felices son capaces de hacer mejores elecciones, sobre todo en lo que respecta a la alimentación. Para ello es aconsejable fomentar actitudes que ayuden a potenciar la confianza en uno mismo y aprender a quererse más. Durante la pérdida de peso, es muy importante sentirse a gusto más allá de la cifra que muestre la báscula.

Para sentirse a gusto con uno mismo y conseguir un peso saludable, entulínea de Weight Watchers nos da 10 pautas: 

1.     Ponerse en el centro: es habitual que por el ritmo de vida las personas antepongan otras situaciones a su propio bienestar personal. La desatención personal se afronta teniendo claras las prioridades de cada uno, expresándolas al entorno y trabajando por ellas día a día.

2.     Mantener una actitud positiva: el pensamiento humano se refleja en todo lo que nos rodea, volviéndose más sensible a determinados detalles del entorno. Los pensamientos negativos llevan a ver la vida de una manera negativa; y una actitud positiva muestra el día a día desde el cristal de la positividad.

3.     Pensar cómo quieres verte: tener claro de dónde partimos y hacia dónde queremos llegar hace posible la toma de conciencia de uno mismo. Resulta muy beneficioso prestar atención tanto a los aspectos a mejorar como a aquellas cualidades que hacen sentirse bien. A partir de aquí, se podrán fijar metas basadas en objetivos realistas y alcanzables, siendo preferible ir poco a poco.

4.     Anotar las progresiones: observar la evolución personal contribuye de manera favorable a mantener arriba la autoestima, ya que al comprobar la evolución se toma conciencia de que el esfuerzo no ha sido en balde. Además, esta práctica fomenta la motivación, el interés y el esfuerzo personal por seguir aceptando retos.

5.     Dedicarse tiempo a uno mismo: las personas que se dedican tiempo, aunque sean unos minutos diarios, consiguen mejorar la concepción que tienen de sí mismas. Tomar un baño relajante, leer un buen libro o escuchar música son pequeños gestos que contribuyen a ello.

6.     Felicitarse por los logros y premiarse: las palabras positivas refuerzan la confianza personal, mientras que las negativas empujan al fracaso. Si al menos una vez al día una persona es capaz de alegrarse por los objetivos conseguidos, estará activando un sentimiento psicológico favorable al cambio.

7.     Ir paso a paso: para alcanzar la meta resulta satisfactorio plantearse un camino de pasos cortos, trabajados a diario. Es mejor dividir los retos en pequeñas etapas con las que mantener siempre activa la motivación.

8.     Compartir los éxitos: Hacer partícipes de nuestros logros a la familia y amigos es un excelente apoyo motivacional. Además, el diálogo con el entorno fortalece las relaciones sociales. Por otro lado, compartir nuestras experiencias con personas que también están intentando alcanzar un peso saludable nos proporciona más motivación.

9.     Practicar el mindfulness: las técnicas de relajación y meditación sirven para reencontrarse con uno mismo. El mindfulness ayuda a reducir la ansiedad, la depresión y el estrés.

10. Sonreír: la risa aumenta la secreción de endorfinas, la hormona de la felicidad. El cerebro es capaz incluso de segregar endorfinas en los días tristes porque tiene almacenados recuerdos agradables, solo basta recuperarlos. Además, reír ayuda a hacer la digestión porque contrae los abdominales y el diafragma, dando un agradable y natural masaje interior.