Cuando Amber Heard se tatuó unos versos de Pablo Neruda en el costado jamás se hubiera imaginado que en solo unos meses se podría arrepentir de su acto de amor desesperado. La actriz quiso demostrarle así su amor incondicional a Johnny Depp, como en su día hizo Melanie Griffith con su tatuaje de corazón con la palabra Antonio, y ahora que le ha pedido el divorcio… ¿querrá ver todos los días ese poema que tanto podría recordarle al actor? 

Con tinta roja y en la lengua original del poeta chileno, Amber luce todavía uno de los versos más profundos (más incluso que las entradas de Vegueta). “Te amo como se aman ciertas cosas oscuras entre la sombra y el alma”, que pertenece al soneto XVII de sus ‘Cien sonetos de amor’. Y aunque en ningún momento aparece el nombre del actor, se lo hizo por él.


Según datos de Syneron Candela, el 41% de los encuestados se arrepiente de haberse tatuado. Entre ellos, 1 de cada 7 odia su tatuaje porque le recuerda a su ex pareja, como posiblemente le pase a Amber, mientras que un 31% lo hace por hortera, anticuado o pasado de moda.

Aunque aún estar por ver si se lo maquillará como hizo Lady Gaga en los Globos de Oro, se aplicará unas cremas ‘borradoras’ o se someterá a unas sesiones de láser, seguro que algo hará para borrar de su piel (y su corazón) todo rastro de Depp, con quien se casó en secreto hace solo 15 meses. Está claro que ya Amber Heard y Johnny Depp no son los de entonces, los del principio. No son los mismos y que no se aman como se aman ciertas cosas oscuras entre la sombra y el alma.