¿Cuántas veces te has puesto una blusa y el pelo se ha vuelto como loco? Sí, estaba elecrizado. Lo mismo ocurre a vece scuando lo cepillas o te acercas a un ordenador o  una televisión. La electricidad afecta a nuestro pelo pero ¿sabes de qué manera? Te desvelamos los mitos que rodean a este fenómeno.  

1. La electricidad sólo afecta al cabello fino. FALSO

El tipo de cabello no es determinante para este fenómeno: los cabellos gruesos se ven afectados por la electricidad de igual forma que los finos.

2. Debemos tener mucho cuidado con los materiales sintéticos. VERDADERO

Muchas de nuestras prendas contiene mezclas de este tipo de materiales que son grandes conductores de la electricidad.

3 Aclarar el cabello con agua fría lo electrifica. FALSO

Al contrario: rematar el lavado con un chorro de agua fría tiene numerosos beneficios ya que aporta brillo, fortalece el cuero cabelludo y sella la cutícula.

4 Pulverizar laca en el cepillo neutraliza su efecto. VERDADERO

Pero no sólo la laca ayuda. Otros productos de ‘styling’ como sérums o sprays ayudan a que no se produzca electricidad durante el cepillado. Una laca suave como Laque Souple de Leonor Greyl (22 €) ayuda a mantener el ‘frizz’ a raya sin apelmazar ni deshidratar el cabello. Y un sérum como el Sérum de Soie Sublimateur (20 €), proporciona brillo y suavidad sin resultar pesado.

5 Es mejor utilizar un cepillo de cerdas naturales VERDADERO

  Los cepillos de cerdas de jabalí son perfectos para evitar la electricidad. En cambio, los cepillos de madera o plástico producen el efecto contrario.

6 Los champús nutritivos reducen la carga de electricidad estática. VERDADERO

Al aportar peso al cabello, este tipo de champús son perfectos para mantener el peinado a raya. El champú Crème Moelle se Bambou de Leonor Greyl (32 €) tiene efecto acondicionador nutriendo en profundidad hasta los cabellos más secos y dejándolos suaves y evitando que se tornen foscos.

7 Se debe secar el cabello siempre con aire frío. FALSO

La temperatura del secador no influye en este aspecto. Pero si buscas un brushing perfecto, un truco es utilizar el aire caliente para domar el cabello y después rematar con un chorro de aire frío para sellar la cutícula y cerrarla.