Con Nuria Roca no van los términos medios. Es una disfrutona que vive todo con tanta intensidad que fue capaz de comerse 70 croquetas y tuvieron que llamar a la ambulancia, pero luego es de las que hace operación biquini eternamente.

La periodista, que es embajadora de Olay, ha presentado este martes la primera edición de Mujeres Olaynfinitas, una plataforma para apoyar a las mujeres que en el entorno laboral desafían a la edad. Escribe -aunque ahora tiene sus libros un poco apartados- , ha grabado un capítulo con José Mota y se levanta todos los días a las 4 de la mañana para presentar ‘Lo mejor que te puede pasar’, en Melodía FM … ¡es una todoterreno! Y con ella charlamos sobre sus secretos de belleza y… ¡mucho más!

Este proyecto de Olay trata de mujeres que se reinventan, ¿te has reinventado profesionalmente?

Sí lo he hecho, pero no lo he pensado. He hecho siempre lo que me ha apetecido y no me arrepiento de haber hecho nada. Si a lo mejor hubiera escogido otro camino ahora no estaría donde estoy. El truco es disfrutar de todo lo que tengas entre manos.

Algunos piensan que pasar de la televisión a la radio es un fracaso…

Para nada… Cuando ya has hecho todo… Con la edad pones prioridades: el equipo, la tranquilidad, el sueldo… A mí mi trabajo me hace feliz, tengo un equipo chulo y aprendemos mucho los unos de los otros.

¿A qué periodistas del mundo de la radio admiras?

Cuando estudiaba la carrera me encantaba Luis del Olmo. Ahora hay un genio que es Carlos Herrera, me encanta Alsina, Julia Otero… ¡Hay tanta gente buena en la radio!

Te levantas muy temprano para trabajar en la radio y eso para la belleza…

Cuando leo en las revistas que dicen que duermen ocho horas pienso… ¡ojalá, cómo estaría yo así! Estaría divina. Duermo poco seguido porque por las noches solo duermo cinco horas, pero después me acuesto a la siesta una hora y media. Me reseteo y preparo el programa del día siguiente.


Y con ese horario, ¿cómo te organizas con los niños?

Tengo una señora que me ayuda. Está tan integrada en la familia que para mi hija Olivia es como si fuera un miembro más. Por la tarde estamos con ellos.

Hablabas de secretos de belleza, ¿tú tienes?

¡Claro que tengo secretillos! Tengo hasta mi librito… A mí me funciona probar tratamientos faciales, los que iluminan… ¡Yo lo pruebo todo mientras que no sea invasivo! También me doy masajes porque me pone las pilas, la reflexología me vuelve loca… ¡y una tarde en el sofá leyendo una revista porque no hay nada que me ponga más la mente en blanco! Yo creo que en realidad tiene que ver con tu actitud, que estés contenta y satisfecha, que estés predispuesta.

Está muy de moda entre las celebs hacer yoga, ¿te gusta?

Me encantaría y algún día lo probaré, pero yo soy muy de impulsos y necesito acción-reacción, que se note que sudo. El yoga es todo lo contrario.

¿Haces operación biquini?

Llevo todo la vida haciendo operación biquini. Soy muy de dietas, después del último embarazo tuve que hacer dieta de las estrictas porque engordé 28 kilos y no había forma de que se fuera…¡pero se fue! Tengo facilidad para bajar, pero también para subir y con los años cuesta más pero ya he decidido una cosa: yo dieta estricta no hago. Me cuido y si eso supone tener dos kilos de más, tengo dos kilos de más.

Pero en Instagram vemos que te das caprichos…

Hombre, ya que madrugo tanto y trabajo tanto… ¡me lo merezco! Pero es verdad que cuando tengo un rodaje cierro la boca.