Es posible que a muchos al ver el collar de Kim Kardashian le hayan hecho los ojos chiribitas y no solo por el escote que lució la socialité este fin de semana en la boda de unos amigos en Miami, sino por lo que brillaba el collar.

El choker que llevaba la esposa de Kanye West fue un regalo del rapero por el nacimiento de su hijo Saint y, como imaginas, cuesta un dineral, nada más y nada menos que 1 millón de dólares.

¿Qué tiene la gargantilla para que cueste tanto? Se trata de una pieza de diamantes de la firma Lorraine Schwartz, la misma marca del choker que lució hace unos meses, cuando aún estaba embarazada de su pequeño,  en la Art + Film Gala.

Seguro que una joya así la socialité fue el centro de atención de la boda de Dave Grutman y la modelo brasileña Isabela Rangel. Y no solo por los diamantes, también por su vestido con transparencias y escotazo, ¡no le faltaba detalle!