Cuatro generaciones unidas en una foto que pasará a la historia, pero solo un auténtico protagonista, el pequeño George, que posó junto a su padre, su abuelo y su “Gan-Gan” con motivo del 90 cumpleaños de la reina Isabel II. 

Con una gran sonrisa, el hijo de los Duques de Cambridge se ha convertido en la estrella del posado. Vestido con un estilo clásico, como el que caracteriza a su mamá, el pequeño lució un look elegante y propio para la ocasión. 

Fiel al azul bebé, uno de los tonos que más gusta a Kate Middleton para vestir a George, llevó un conjunto que firmaba Rachel Riley, el mismo con el que aparecía en las primeras fotografías con su hermana Charlotte.

El conjunto, compuesto por una blusa blanca con vivos y botones en azul celeste y unas bermudas en el mismo tono, cuesta 75 euros y aún está disponible en la web de la firma de moda infantil.