Llega el buen tiempo y con él una de las épocas más esperadas del año: las bodas. Tanto si se trata del enlace de tu mejor amigo, como de un famiiar lejano, resulta complicado elegir el outfit perfecto para cada ocasión.

Atender a los entornos en los que se celebrará cada fiesta será uno de los puntos clave para saber qué debemos ponernos y facilitar la elección. Por este motivo, los expertos diseñadores de SELECTED HOMME han recogido unas pautas básicas que ayudarán a cualquier hombre a convertirse en el más elegante.  

Para los tradicionales. Aunque cada vez son más las parejas que se apuntan a las nuevas modas de entornos idílicos y alejados de la rutina, existen muchas que intentan mantener un gran vínculo con la tradición. En estos entornos en los que los novios han decidido celebrar un enlace al uso, lo más apropiado para los invitados es elegir un traje en tonos negros o azules oscuros.

Para los asistentes que sean también muy conservadores en cuanto a la estética, la corbata debería ir a juego, apostando por los tonos navy. Sin embargo, para aquellos más rompedores, está permitido saltarse las convenciones sociales y elegir una corbata más llamativa o cercana a tu personalidad. El punto de color, puede ser el elemento diferencial. 

A quienes les gusta la estética naif. Una de las últimas modas es la celebración de los matrimonios en jardines perfectamente decorados para la ocasión. Con una estética naif a base de luces tenues y adornos naturales, estos enlaces requieren un modelo mucho más relajado.

En estos casos no es necesario que el color del traje sea el más oscuro, y es que dentro de la paleta de los marinos existen multitud de tonalidades, más suaves, que combinan a la perfección con este entorno. Tampoco hay que olvidar el pequeño toque de color de la corbata, que aporta brillo, identidad y personalidad al estilismo.

Para lo que arriesgan (solo) un poco. El tipo de boda que más adeptos está ganando es la celebración al más puro estilo hippy: ceremonias en la playa con una estética ibicenca. Aunque muchos hombres aún se sienten fuera de lugar con este tipo de atuendos, lo cierto es que existen alternativas al típico blanco roto tradicional de estas festividades.

Las gamas de gris pueden convertirse, por el contrario, en el gran aliado, más allá de los tonos tierra. Para estas ocasiones están permitidas las camisas claras con cuello mao, las gafas de sol y los zapatos informales o mocasines de ante. Un estilo relajado en el que la corbata brilla por su ausencia y en el que lo importante es encontrarse a gusto entre la brisa y la arena.

Sea cual sea el tipo de boda al que tengas que asistir, elegir un outfit con el que te sientas cómodo y representado será clave para alcanzar el éxito.