A nadie le gusta tener la piel excesivamente grasa, con brillos y granitos o algún que otro punto negro. Para mejorar su apariencia y controlar los síntomas, aquí os dejamos algunos  consejos de la firma española Sileä, para llevar a cabo con paciencia y constancia.

1. Si tu piel sufre acné, consulta antes de usar cualquier producto cosmético con tu dermatólogo, él mejor que nadie sabe lo que tu piel necesita tras elaborar un diagnóstico.

2. Duerme las horas que necesites, es primordial descansar bien para lucir una piel saludable  y con más brillo.

3. Limpieza facial tanto de día como de noche, con algún producto específico para este tipo de  pieles, a ser posible con movimientos circulares y mucha hidratación, también a la hora de  aclarar. Se recomienda no usar jabón, ya que puede resecar aún más nuestra piel.

4. Tras la limpieza, un tónico astringente para intentar reducir el exceso de grasa, así como  para evitar que se formen poros y otras impurezas. 

5. Hacer uso habitualmente de las mascarillas, siempre sobre la piel limpia y sin llegar a la  media hora tras su aplicación. También algún peeling de vez en cuando, como manera más  sencilla de eliminar células muertas.

6. Cuida tu alimentación, opta por las frutas, verduras, carnes bajas en grasa (a ser posible blancas como el pollo o el pavo) y mucha fibra. Nada de alimentos a base de azúcar refinada,  alcohol o carnes rojas. 

7. Meticulosidad con la higiene. Intenta no tocarte la cara con las manos sucias y tenerlas  siempre limpias a la hora de aplicar cualquier crema, loción o tónico. Tampoco te toques los  granitos si no quieres provocar una inflamación y posterior infección o aparición de  impurezas.

8. Practica ejercicio siempre que puedas, está demostrada su importancia para la piel, sobre  todo el aeróbico, pues el sudor ayuda a eliminar toxinas y mantenerse en un peso saludable,  siempre es positivo para su elasticidad y tersura.