Sarah Jessica Parker ya podría optar a empleada del mes y no precisamente por algunos de sus papeles en el cine o en la televisión, tampoco como diseñadora de zapatos, aunque sí que tiene que ver con los stilettos que crea… ¡Sarah Jessica Parker se ha metido a vendedora en Bloomingdale’s!

Si en mayo, cuando lanzó su nueva línea de zapatos recreó una escena de ‘Sexo en Nueva York’, en un edificio de  Bloomingdale’s para promocionarnos, no nos extraña nada que ahora se haya desplazado hasta la tienda para atender a sus clientas (y fans, seguro) y venderles ella misma su propia colección de zapatos.

Y como no podría ser de otra manera, el álter ego de Carrie Bradshaw, con más de dos millones de seguidores en Instagram, anunció la noticia a través de las redes sociales y la que se armó. “Bueno, raramente sucede esto. Pero tengo unas horas libres mañana por la tarde y me voy a poner a trabajar en Bloomingdale’s. Estaré trabajando en la planta de zapatería y estaré encantada de ayudaros a comprar @SJPCollection y nuestras novedades de primavera”, posteó la actriz y diseñadora.

Sus seguidores más fieles acudieron en manada a hacerse con un par de zapatos de la colección primavera verano a pesar de que sus stillettos, sus sandalias y sus peep toes no bajan de los 300 euros. Eso sí, están firmados por ella en la suela.

Sus zapatos de novia 

Los diseños de Sarah Jessica Parker hacen un guiño a los zapatos que la actriz ha llevado en la serie, como los que llevó el día de su boda (la definitiva), unos Manolos azules con hebilla, muy parecidos a unos de los de su línea, que también están disponibles en color blanco.

Salones sencillos, otros más sofisticados y con detalles en joya, con encaje e incluso sandalias con un toque muy preppy con lazo y tacón de aguja, los 10 pares que forman parte de su colección serán el objeto de deseo de las novias más fashionistas.

A la venta en las webs nordstrom.com, bloomingdales.com y zapposcouture.com, los precios van desde los 300 a los 500 euros.