Personalidad y originalidad definen el estilo de muchos barrios madrileños. La influencia de las diferentes capitales europeas, así como la democratización de la moda gracias a internet, han permitido que Madrid se haya convertido en los últimos años en un referente de estilo y una fuente de inspiración.

De este modo, los barrios más emblemáticos de la capital han ido, poco a poco, configurando un gusto propio en cuanto a tendencias se refiere. La mezcla de culturas y la combinación entre la moda española y la internacional han sido elementos clave para forjar la estética que prima por las calles de cada uno de estos distritos. Ahora bien: ¿cómo son?

Barrio de Salamanca: Preppy. Estilo y elegancia

Pasear por el céntrico distrito de Salamanca implica convivir con mujeres que muestran orgullosas sus pieles y bolsos de grandes firmas acompañadas de sus futuras herederas, que visten con trencas de estilo brit y maxi bolsos de piel, mientras ocultan su rostro bajo gafas oversize. Las bailarinas, mocasines, camisas, polos o los blazers son otros de los imprescindibles del “Street Style” de este barrio. Un estilo que está viviendo una reinvención al arriesgar apostando por colores vivos y nuevos tejidos.

Chamberí: Boho Chic. La reinvención del hipismo

La proliferación de restaurantes y bares perfectos para compartir en Instagram han convertido a calles como la de Ponzano en el nuevo punto de reunión de la gente cool de Madrid. Caminar por este barrio los fines de semana supone cruzarse con las dignas herederas de la filosofía Hippy de los 70. Prendas holgadas con estampado floral, tejidos vaporosos, complementos de piel, camisetas y vestidos de encaje son sólo algunas de las prendas insignia de este estilo. Sus devotas apuestan por la naturalidad a la hora de vestir, usando para ello tonos neutros, creando looks originales y frescos.

Malasaña: Hipster. Apostando por lo vintage

Paseando por las céntricas plazas del Dos de Mayo o de San Ildefonso puedes ver a las mejores representantes de este estilo usando prendas “vintage” heredadas, no de sus madres, sino de sus abuelas, o las gafas de pasta como las mejores aliadas, incluso, sin ser necesarias. Vestidos de flores, camisas de cuadros, camisetas estampadas o vaqueros super skinny son otros imprescindibles si te vas a pasear por las calles de Malasaña. El tacón no se lleva entre este colectivo, apuestan por buen zapato cómodo, unas botas planas o unas deportivas que aporten ese toque desenfadado tan característico.

Lavapiés: Retro Chic. Tándem entre lo antiguo y lo nuevo

Caminando por las calles de este céntrico barrio multicultural de Madrid podemos encontrarnos a chicas que mezclan a la perfección sus prendas vintage con accesorios de las últimas colecciones. El mix & match en un estilo más maduro que el de las hípsters de Malasaña, demostrando una mezcla estudiada de elementos. Esa combinación de las tendencias vanguardistas con otras retro tiene como resultado looks donde reinan las camisetas con rayas bretón, prendas con estampados de lunares, gafas tipo cat-eye, vestidos pin-up, sombreros retro, chaquetas y cazadoras de cuero , tacones o botines planos y, todo, creando una perfecta sinergia entre los estilos.