¡Por fin está aquí la Semana Santa, la primera escapada fuerte después de la Navidad! Y menudas ganas tenemos pero preparar la maleta es un poco caos por el tiempo tan irregular: hay que meter tanto prendas de entretiempo como otras de abrigo y eso hace que las combinaciones nos parezca un tanto extrañas. ¿A que a ti también te ha pasado? 

Para evitar que una mala bolsa de viaje arruine las vacaciones, con la ayuda de LOOKIERO, el servicio de personal shopper online, te damos algunos trucos necesarios que garantizarán una maleta con las prendas y dimensiones adecuadas. ¡A disfrutar! 

1. La lista

Hay quienes rehúyen este proceso, pero una lista meditada ayudará a saber qué se necesita realmente. Cuando ya se esté manos a la obra, lo mejor es ir tachando a medida que se van guardando elementos. De esta forma, uno se asegura de que no se olvida nada. A partir de ahí, hacer la maleta no debería suponer nunca más un quebradero de cabeza.

2. ¿Qué llevar?

El tiempo en Semana Santa y jugar a la ruleta de la fortuna tienen una semejanza: la suerte. Todo puede pasar. Es cierto que, por la época del año, existe una gran probabilidad de lluvia. Por eso, es aconsejable llevar consigo botas de agua, chubasqueros o gabardinas que protejan de los días más húmedos. Estas prendas se pueden convertir en el mejor aliado para construir looks de vacaciones con un toque divertido y original.

¿Qué básicos –clásicos- no puede faltar nunca en el perfecto equipaje? 

-Jeans.

– Camisetas.

– Un par de zapatos cómodos para esas largas caminatas ya en el destino. 

Prendas combinables que se puedan usar tanto de día como de noche,  permitiendo lucir así diferentes looks. Y si a todo esto se le añade un par de gafas de sol, una mochila, un pañuelo y unos accesorios que den color al outfit para ir alcanzar ese toque sencillo, pero elegante, el equipaje será de 10.

3. ¿Cómo ahorrar espacio?

Colocar la ropa en la maleta puede resultar una tarea difícil si no hay una buena organización, incluso para profesionales del Tetrix, por eso los expertos de nos recomiendan llevar puestas durante el trayecto las prendas que más ocupen y sean más pesadas. De esta manera, además de ahorrar espacio, irá más ligera, pudiendo dejar sitio para otras cosas importantes.

Otro truco que será de mucha utilidad es doblar camisas, camisetas y pantalones y enrollarlas de forma cilíndrica. Las prendas se arrugarán menos y ocuparán la mitad de espacio. Y si se necesita aún más sitio, se puede meter la ropa interior, calcetines y medias dentro de los zapatos para aprovechar ese pequeño hueco adicional, e incluso guardar la ropa en bolsas al vacío para que, además de ocupar poco, lleguen sin ninguna arruga.

4. Dejar sitio para otras cosas

Además de ropa, medicinas, productos de belleza, etc., en vacaciones se necesita dejar hueco para otras cosas. Los recuerdos del destino o compras de última hora se suelen dejar para el final y, a la hora de hacer la maleta en la vuelta, uno puede encontrarse con problemas de exceso de peso, medidas o, simplemente, que no cierre. Por eso, hay que tener previsión y no llevar desde un inicio todo demasiado lleno para evitar quebraderos de cabeza innecesarios. Dejar al menos un 20% de espacio ayudará a no tener que dejar cosas en tierra. 

Y si aún no tienes planes, echa un vistazo a los destinos que hemos seleccionado para ti. ¡Seguro que te sirven de ayuda!